Roban un 'picasso' en el Museo de Sao Paulo

  • El asalto de 'El retrato de Suzzanne Bloch', valorado en 100 millones de dólares, duró tres minutos

Los cuadros El retrato de Suzanne Bloch (1904), de Pablo Picasso, y El labrador de café (1939), del brasileño Cándido Portinari, fueron robados ayer del Museo de Arte de Sao Paulo (MASP), que cuenta con la colección de arte más importante de América Latina.

El robo fue perpetrado por tres ladrones que apenas necesitaron tres minutos para violentar tres puertas del MASP, llegar hasta el segundo piso del edificio, entrar en dos salas diferentes y abandonar el museo con las dos valiosas pinturas aún en sus marcos, según la policía.

El comisario responsable de la investigación, Marcus Gomes Moura, dijo que la precisión y la rapidez con que actuaron los ladrones permite afirmar que se trata de profesionales contratados por coleccionistas interesados específicamente en las dos obras.

Pese a que ninguna de las dos pinturas ha sido evaluada, fuentes del MASP citadas por la prensa brasileña dijeron que son dos de las más valiosas de la colección del museo y que la de Picasso puede estar valorada en 100 millones de dólares.

El robo volvió a dejar en evidencia la falta de seguridad de los museos brasileños y la existencia de redes criminales dedicadas a apoderarse de costosas obras de arte por encargo.

En febrero del año pasado cuatro hombres, también en una rápida acción pero a punta de pistola, robaron pinturas de Pablo Picasso, Salvador Dalí, Claude Monet y Henri Matisse que pertenecían al museo Chácara do Céu de Río de Janeiro.

Las telas sustraídas en esa ocasión y aún no localizadas fueron Los dos balcones, de Dalí; La danza, de Picasso; Marine, de Monet, y Jardín de Luxemburgo, de Matisse, así como una edición de Toros, un libro de grabados del pintor malagueño.

El MASP, cuya sede es un edificio modernista de Lina Bo considerado como uno de los más bellos de la mayor ciudad brasileña, está ubicado en la avenida Paulista, en pleno centro financiero de la metrópoli y por ello una de las áreas más vigiladas del país.

En octubre pasado dos hombres ya habían intentado asaltar el museo, pero no consiguieron acceder al segundo piso del edificio, en donde está la colección, pese a que llegaron a inmovilizar a los vigilantes.

En la rueda de prensa sobre el robo, Gomes Moura dijo que no descarta la posibilidad de una conexión entre el intento de asalto de octubre pasado y el robo de ayer. El comisario explicó que la cámara de seguridad instalada en la puerta principal del museo, pese a sus imágenes de baja calidad, muestra la llegada de los tres ladrones a las 5.09 hora local y su salida tres minutos después.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios