¿Roedores o pitufos?

Leemos que las ardillas de Alvin y las ardillas son ya viejas conocidas para los espectadores de la televisión norteamericana, veteranas protagonistas de una serie de éxito creada por Ross Bagdasarian en los años sesenta y repuesta en varias ocasiones, incluso en España. Que no se diga que no les informamos del contexto.

Lo que ahora nos llega, en estos días de auténtico terror cinematográfico, es la versión humano-digital de las aventuras cantarinas de las susodichas, a saber, un cuento navideño protagonizado por abundantes números musicales y un humor blanco a prueba de niños inocentes. El director de la cosa, Tim Hill, vuelve a poner en práctica la técnica mixta empleada en su anterior filme, Garfield 2, y compone su espacio de dibujitos animados con la precisión justa para que el desahogado Jason Lee (Persiguiendo a Amy, Mumford, Casi famosos, Dreamcatcher) comparta plano, réplicas, piano y flatulencias con estos simpáticos roedores con voz de pitufo. Visto lo visto, podía haber sido peor.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios