Super Mario, el increíble fontanero menguante

Tras el sublime trabajo de Nintendo en el ya mítico Super Mario Galaxy (una joya que debería constar en las estanterías de todo aficionado al arte que se precie), y el fan crossover que supuso el enfrentamiento olímpico entre las mascotas de Nintendo y Sega, llega ahora este Mario Party DS para la portátil de Nintendo, siempre dispuesta a sorprendernos con nuevas vueltas de tuerca a su famoso formato de dos pantallas. Nos encontramos ante un título mucho más modesto en pretensiones que los anteriores, y por ello de una aceptada humildad muy de agradecer. Un total de 70 minijuegos hacen realidad este entretenido título, con la particularidad de una opción multijugador (verdadera naturaleza del Mario Party) de hasta cuatro participantes por partida, que sin embargo no requiere que todos los jugadores deban poseer su propio cartucho del juego, una decisión que dice mucho de la honestidad de Nintendo a la hora de plantear sus productos.

Primera versión del modo Mario Party para la portátil de doble pantalla, en ella el malvado rey Bowser invita a Mario y compañía a su castillo. Éstos aceptan este gesto de buena voluntad (en efecto, a quién se le ocurre), y la Némesis de Mario, como era de esperar, emplea sus peores artes para convertirlos en diminutos seres, que habrán de encontrar cinco cristales mágicos si desean recuperar su tamaño original. Las tintas dimensionales se cargan aquí por tanto en el contenido espacial (a diferencia del anterior Super Mario Galaxy, en la que el tiempo también era un importante eje, manifestado en los distintos tipos de gravedad planetaria), y los personajes, cual protagonistas de El increíble hombre menguante o Cariño, he encogido a los niños, habrán de enfrentarse a una realidad gigantesca y hostil para conseguir sus propósitos. Asimismo, las pruebas, relacionadas con este desfase de dimensiones, suponen un derroche delirante de imaginación que mantendrá el nivel de diversión durante horas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios