Un réquiem por pasodoble abre el año conmemorativo de Ortega

  • Emotivo recuerdo ante los restos del gran torero de La Isla a cargo de la familia y 'Cambio de tercio'

Comentarios 0

Cinco de la tarde, cementerio de San Fernando. Lápidas de almirantes y capitanes generales, de caídos en Xauen y de menestrales de la plaza del Rey; de obreros salineros y de maestranzas, de cantaores y de calafates del Zaporito. Entre todas, una muy blanca y limpia bajo la que reposan un torero y otro, su padre: Baldomero Ortega Mata y Rafael Ortega Domínguez. Paz a sus restos.

Con un nutrido grupo de devotos, a las cinco de la tarde, frente a la fría losa de mármol, comenzaba el año dedicado a Rafael Ortega por la Tertulia Taurina "Cambio de Tercio" de Puerto Real. Familia, tertulianos -todos con el libro de Rafael Ortega "El toreo puro" bajo el brazo- amigos, partidarios del maestro... El delegado del Gobierno Andaluz en Cádiz José Antonio Gómez Periñán y la delegada de Cultura de San Fernando, María José Suárez no faltaron, así como el presidente de la Plaza Real Rafael Sestelo.

Pepita Camacho, viuda del inolvidable maestro, emociona a todos con las palabras que dedica a su esposo. Juan Manuel García Candón entona un padre nuestro taurino y recuerda en una bonita evocación a otro gran admirador y partidario del maestro, Alfonso Perales. En la tarde gris suena el pasodoble "En er mundo", a modo de réquiem, interpretado por un trío de músicos puertorrealeños. Se pararon los relojes y corrieron las lágrimas. Los taurinos no son de piedra.

Sobre la fría losa, diez rosas rojas en un capotillo, diez por los años que han pasado y por los diez actos que prepara para 2008 "Cambio de tercio" en memoria del maestro del toreo puro que, como un clásico que es, cada día que pasa es más grande todavía.

Etiquetas

más noticias de OCIO Y CULTURA Ir a la sección Ocio y Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios