"En este tipo de óperas es fácil caer en lo exagerado y en lo ordinario"

  • El director de orquesta catalán David Giménez Carreras, sobrino del tenor José Carreras, debuta en el foso del Teatro Villamarta ante un público que llena el patio de butacas

Nacido en Barcelona en una familia que vive para la música, el maestro Carreras ha hecho honor a su segundo apellido con una formación profesional extraordinaria que le ha llevado, pese a su juventud, a trabajar con los mejores intérpretes y en los mejores escenarios del mundo. Ayer, con 'Romeo y Julieta', destapó el tarro de las esencias y deleitó al público que llenó el teatro jerezano.

-Usted hablaba en la rueda de prensa de poder llevar el lenguaje y la música al público. ¿Cuáles pueden ser las claves para que eso ocurra con garantías?

-Yo me refería a que hay que llevar la partitura a la vida, porque si simplemente se hace lo que está escrito normalmente lo que viene es una interpretación aséptica. Una partitura es un mapa para un intérprete inteligente, para que precisamente interprete ese mapa y pueda comprender los matices que el autor está sugiriendo, y la lógica que sugiere. Es como tener un mapa de la ciudad de Jerez y pensar que Jerez es eso. Un mapa te ayuda, te orienta, pero si tiene que describir la ciudad no lo hará a través de un mapa. Nuestra misión es ésta. Cuantos más matices seamos capaces de llevar a la música, más viva va a estar y mejor llegará al público.

-En el caso de 'Romeo y Julieta', ¿dónde cree que reside la riqueza de la partitura?

-La música francesa de este periodo romántico de segunda mitad del siglo XIX tiene un lenguaje que hay que conocer porque induce a engaños. Es un lenguaje aparentemente sencillo, pero después, a la hora de trabajar hay que conocerla muy a fondo y ver todos los recovecos porque si, simplemente, como decía antes, uno se limita a hacer lo que hay escrito, queda un poco pobre. Hay que buscar en las tradiciones de hace cien años, en este caso de la ópera francesa. Al mismo tiempo hemos de hallar la expresividad y la elegancia y saber muy bien dónde se puede alargar la frase y dónde no sin que eso deforme el mensaje. En este tipo de ópera es fácil caer en lo exagerado y en lo ordinario.

-Las dificultades, por lo tanto, para el director musical tienen que residir en esa serie de matices.

-En una ópera como ésta, los directores de orquesta tenemos que trabajar mucho con los músicos porque ellos deben de ser capaces de tocar matices muy, muy suaves y conseguir colores y expresividad. Pero al mismo tiempo tienen que tocar con fuerza, con expresividad, con garra. Está escrito todo de forma muy transparente y enseguida se notan los defectos.

-¿Y en el caso de las voces?

-Es cierto que en el papel de los protagonistas de 'Romeo y Julieta' hay partes muy líricas casi ligeras, con tesituras altas que necesitan de voces que no pesen, pero después hay partes dramáticas, sobre todo en el caso de Julieta, y más en esta producción en la que se ha incluido la aria del cuarto acto que normalmente se suprime, precisamente porque las sopranos que cantan el resto del papel no lo pueden afrontar. Es cierto que para ellos es difícil. Sin embargo, yo estoy encantado de cómo están saliendo del reto los dos (Ruth Rosique e Ismael Jordi). Hemos hecho un buen trabajo. Ambos han entendido bien el papel, y aparte de que tienen unas cualidades formidables, son jóvenes y eso es muy importante.

-¿Esa misma dificultad vocal puede haber sido parte importante para que 'Romeo y Julieta' haya estado durante un tiempo algo olvidada, tal y como explican algunos críticos?

-Podría ser, pero la verdad es que esta ópera ya ha sido bastante representada en los últimos años. Sobre todo en la década de los sesenta. Hay grabaciones históricas con Franco Corelli o cantantes de esta categoría. Creo que la dificultad vocal es un impedimento. Tampoco hay que olvidar que 'Fausto' ha hecho mucha sombra a 'Romeo y Julieta' porque se trata de una obra maestra. Es verdad que el repertorio se ha ido ampliando, se han recuperado títulos, hay muchos teatros en el mundo que necesitan títulos nuevos y recuperar toda esa música. Pero esto que dices ha pasado con muchas óperas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios