Luz Casal brinda en Málaga por el sendero de su 'Vida tóxica'

  • La cantante presentó ayer el inicio de una gira patrocinada por Unicaja que le llevará a recorrer más de 40 ciudades españolas . El próximo 27 de junio hará parada en la plaza de toros de La Malagueta

Exultante y satisfecha del camino recorrido, Luz Casal (A Coruña, 1958) compareció ayer en Málaga para presentar la gira de Vida tóxica, patrocinada por Unicaja y que se detendrá en la plaza de toros de La Malagueta el 27 de junio. Con una inmensa sonrisa, la gallega presumió de buena sintonía con una ciudad que ya la reconoce "como una vecina más", aclaró.

En Málaga tiene residencia y a su gente le dedicó un sentido agradecimiento. "Aquí es especialmente cariñosa, me hace sentir como en casa", añadió como tarjeta de presentación de un concierto cuya recaudación irá destinada al servicio de oncología del Hospital Clínico . "Es mi pequeña colaboración, intentar aliviar a profesionales que trabajan de manera intensa por mucha gente enferma", expresó para detenerse de inmediato en un dato. "Hay un caso de cáncer cada 35 minutos".

La presentación de una gira que le llevará a recorrer más de 40 ciudades ilumina el rostro de una Luz que se siente, ante todo, triunfadora. "Estoy contentísima de haber superado nueve meses de enfermedad, como una campeona, estoy contenta de tener el pelo corto y empezar a hacer conciertos", sostenía. Supone la vuelta a la carretera de una cantante que detuvo su camino el pasado año en Elda (Alicante), tras conocer el diagnóstico de cáncer de mama. Y en ese mismo punto ha decidido arrancar el 12 de enero de 2008 un nuevo camino de conciertos, la mayoría en espacios cerrados e íntimos.

"Con un repertorio tan extenso he podido dividir el concierto en dos partes, una con temas más acústicos y otra con los más eléctricos, será como dos conciertos en uno" comentó. El pasado lunes Luz recibía en el Círculo de Bellas Artes de Madrid durante el acto de presentación de Vida tóxica el disco de oro por los 40.000 ejemplares vendidos desde que saliera al mercado el pasado 21 de noviembre.

Cuando se le pregunta por las razones del título de su disco número once, Luz abre su predicado hasta convencer a su interlocutor. "Durante un tiempo, la toxicidad fue mi alimento diario", puntualizó para añadir luego otra razón. "Vivimos rodeados de toxicidad". Y como contrapunto, una Luz pletórica sonriendo en la portada del álbum. "Con esa caja de dientes que muestro creo que compensa", indicó.

Vida tóxica (EMI) se grabó en Londres durante los meses de agosto y septiembre de 2007. Ocho de los once temas que lo compone llevan la firma de Luz Casal y cada uno viene ilustrado con dibujos "muy primarios" de la propia artista.

Para la implacable voz de Piensa en mí cada disco que publica refleja una etapa concreta de su vida. "Intento, a medida que pasa el tiempo expresarme mejor". En este caso concreto, Luz supo paliar su debilidad física con la entereza anímica de la que echó mano. "Mi cabeza estaba bastante ágil y me dediqué a componer bastante", explicó. Aún así, aclaró, "hay pocas canciones en este disco que reflejen el estado físico en el que me encontraba".

Luz ha preferido eludir en este nuevo trabajo "el aspecto íntimo del dolor" para centrarse en la suma de todo lo que había creado "hasta el día de hoy más un pequeño apéndice de fragilidad", señaló. Frente a la impotencia de un diagnóstico hostil, la cantante recordó su reacción. "La rabia duró cinco minutos, como el lamento".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios