videojuegos

Análisis 'WWE 2K18'

  • La franquicia de lucha estrena importantes novedades en su mejor y más completa entrega

Vuelve el espectáculo de la lucha libre, y lo hace con WWE 2K18 en la forma que los fans del género llevaban tiempo esperando. La versión de 2018 trae bajo el brazo, no sólo un interesante espectáculo visual y sonoro, sino un claro avance en algunos de los aspectos que los seguidores de este estilo de lucha libre disfrutarán desde el primer momento. Nos referimos al acercamiento más íntimo en relación al aspecto que podemos ver en televisión, una excelente conjunción entre luces, espectáculo, representaciones e intensidad, que vienen dadas en gran parte por el primer gran salto generacional que tiene lugar en la saga, que hasta ahora, se había visto frenada por la sucesión de entregas aún sujetas a aparecer tanto en la generación actual (PS4 y Xbox One) como en la anterior (PS3 y Xbox 360). Además, la entrega sigue los pasos del título de baloncesto de la misma compañía, NBA 2K18, ya que incluso se espera una versión para Nintendo Switch, que confirma la intención de 2K de ofrecer, por fin, un espacio para los deportes de éxito en una plataforma de la Gran N. Vamos a repasar, entonces, qué nos ofrece esta nueva entrega de la WWEen su versión para PlayStation 4 y Xbox One.

Abrirse paso hasta el estrellato no es una tarea fácil

Al citar Carrera nos referimos al modo más importante dentro de todo juego deportivo. Un elemento que va en cabeza respecto al resto de vertientes por diversas razones, y la principal sin duda es la personalización. Aquí es donde realmente vamos a experimentar con la competición como nunca lo habíamos hecho, y es que en este WWE 2K18 se ha cuidado todo para que nos sintamos parte de un mundo mucho mayor, más profundo y con más personajes creíbles a nuestro alrededor, cada uno con motivaciones propias. Se ha llegado a ampliar el trasfondo, también, en lo relativo a los combates verbales, haciendo que el jugador pueda lanzar amenazas y frases propias de una "pelea de gallos", mientras el público se deleita y los jalea. En esta misma línea, las reacciones de todo el conjunto a las provocaciones han mejorado ostensiblemente.

El control también ha recorrido la senda de la mejora y es el más refinado hasta la fecha, tanto que los combates se perciben más realistas y las maniobras están magistralmente reproducidas. También comprobamos con regocijo que el arsenal de armas (siempre blancas) es ahora mayor, y no nos referimos exclusivamente del entorno del ring. Las peleas, a raíz del desarrollo argumental, pueden tener lugar en cualquier punto del recinto, desde los pasillos hasta los vestuarios, en el parking o en la sala de prensa. Vamos a repartir golpes al gusto y a sentir que somos parte de este espectáculo "dramático" que tiene lugar ante las cámaras, con un personaje que podemos moldear desde cero a gusto del jugador o modificarlo partiendo de uno de los ya existentes en el plantel de luchadores, mientras lo mejoramos hasta llevarlo a su mayor nivel posible. Estamos ante una carrera larga, la mayor de la saga hasta el momento, que viene aderezada con situaciones que reflejan a la perfección el estilo televisivo del género.

Un roaster de luchadores mixtos donde no falta nadie

De importancia capital en este tipo de apuestas es el plantel de luchadores, y WWE 2K18 trae excelentes noticias a los fans: estamos ante el roaster más extenso hasta la fecha, con las mejores y más variadas representaciones. Es también el más realista, e incluso se ha cuidado que las luchadoras tengan la interpretación que merecen, sin importar si el jugador se decante por el género masculino o femenino. Así pues, contamos con 220 estrellas del universo de la WWE, de los cuales muchos son inéditos respecto a la versión de la pasada temporada, véase Ember Moon, Killian Dain, Kurt Angle (disponible si conseguimos la versión del título correspondiente a la reserva previa) o Noam Dar entre una larguísima lista que se extiende aún más gracias a algunos personajes descargables como Jeff Hardy, Matt Hardy, Beth Phoenix, Robert Gibson o Aleister Black, por citar algunos de ellos.

Sorprende especialmente el personaje deluxe de Batista o la presencia del mánager Paul Ellering entre las incorporaciones más jugosas este año. En la categoría de Leyendas no faltan clásicos como Albert, Kane (versión del 98), The Rock (¡faltaría más!) o dos versiones de Triple H. Sin duda, ejemplar en todos los sentidos. Nunca hemos tenido tantas opciones, y sería raro si algún fan de este deporte no consigue elegir a su luchador preferido (o la versión de un año icónico del mismo).

Road to Glory, el modo PvP más intenso

Aquí es donde más se percibe la mano de 2K, pues no se ha escatimado para incluir un mejorado modo Road to Glory en la versión de 2018. Cierto es que no se trata de algo netamente novedoso (antaño se denominaba Mi Jugador), pero sí de la versión más avanzada de una vertiente que viene heredada de otros títulos de carácter deportivo. En este caso, el jugador adopta el papel de un luchador que entra a formar parte de la empresa del archiconocido Vince McMahon para ser testigo directo de cómo se expande el estilo PvP hasta un nuevo nivel de innegable calidad, que además ofrece todas las horas de juego que el usuario sea capaz de demandar.

Ahora, el simulador deportivo de 2K emplea el emparejamiento online para que, tras crear nuestro luchador, participemos en enfrentamientos contra otros usuarios reales, lo que supone un nuevo nivel de tensión que funciona mucho mejor que en los anteriores títulos. Es el modo online de mayor calidad en la historia de los juegos de lucha libre, y supone, sin duda, el inicio de una nueva etapa marcada por crear un entorno online de usuarios que se enfrenten entre sí y que no requieran de mayor trasfondo argumental que el desafío entre ellos mismos, y cuyo resultado queda reflejado en tablas de clasificación a nivel mundial. Este Road to Glory también es una pieza fundamental en el juego de este año.

La entrega más emocionante y realista hasta la fecha

Como uno de los puntos más relevantes de esta valoración, vamos a profundizar en el apartado técnico; y es que se puede asegurar sin temor que la franquicia ha dado el paso adelante más notorio desde hace algunas temporadas. Refleja sin duda todo un espectáculo visual para los sentidos. Brinda un espacio donde el jugador realmente sentirá que está disfrutando de una sesión televisiva de la WWE. Agresivas representaciones de los personajes que denotan mucho parecido con lo que se ha llegado a conseguir en NBA 2K18. Ahora, los efectos de luz son una auténtica gozada, aunque también hay lugar para los pequeños detalles, entre los que destacan expresiones faciales, tatuajes, sudor… Todo adquiere un nivel de realismo y plasticidad que aporta la sensación de estar presenciando un combate real, gracias a las siempre impresionantes introducciones.

Merece mención especial los efectos de las luces, el fuego, las partículas, el humo… Todo lo necesario para que la entrada en el ring de cada personaje suba la adrenalina y nos empuje a llevarlo hasta la victoria. A este realismo exacerbado hay que sumar el avance que ha sufrido el juego en lo que a físicas se refiere, con un nuevo motor para los impactos entre luchadores, que supone una importante mejora respecto a las entregas anteriores. El control es ahora más preciso y es especialmente intuitivo, sobre todo si pensamos en la respuesta del luchador. Es algo que se hace notar no sólo en cómo se comporta en el contacto con el entorno y el enemigo, ya esté controlado por la IA o por algún amigo en el modo Battle Royale, sino en la fluidez con la que tienen lugar las partidas online.

Dwayne Johnson se encarga de poner la música

Dediquemos ahora un momento al apartado acústico del juego. En esta ocasión contamos con una BSO licenciada y seleccionada por un maestro del tema, pues ha sido elegida por Dwayne Johnson, más conocido como The Rock, que ha decidido las canciones que forman parte de una lista especialmente representativa, en la que encontramos una mezcla de metal-rock y pop muy socorrida, y que, en definitiva, representa un brutal baño de actualidad a un juego que de por sí ya tiene suficientes recursos para convertirse en el mejor de su segmento. De esta manera, contamos con dispares temas que van desde la suavidad de Bruno Mars hasta la rasgada voz de David Draiman en Down with the Sickness, de Disturbed pasando por los Blue Brothers y Kid Rock, entre otros. El nivel de ambientación logrado se factura como sobresaliente en relación al estilo propio de los espectáculos de esta índole.

Conclusiones

WWE 2K18 es un auténtico espectáculo y un alarde en calidad técnica. Cuenta con el mayor plantel de luchadores que hemos visto en una entrega de la WWEhasta la fecha en cualquiera de sus versiones. Pero, ante todo, estamos ante el reflejo más fiel de un deporte que mueve masas, y cuyas peleas semanales hacen que incluso por estos lares, su audiencia permanezca despierta gran parte de la madrugada para no perderse los combates, las dramatizaciones y las excelsas coreografías en las que participan los icónicos luchadores de un género que ahora parece aún mejor en su versión virtual.

La intensa acción de sus combates, la existencia de luchadores masculinos y femeninos, la inclusión de nuevos entornos, el sorprendente modo online y, una BSO elaborada por la estrella de este deporte más importante a nivel mundial (gracias a sus papeles como actor), hacen de este título de 2K el mejor de su género, y que sólo podrá superarse el año que viene, cuando aparezca un nuevo WWE. Pero serán muchos los jugadores que, hasta ese momento, disfruten y expriman el juego en sus distintas vertientes. Sin duda, un importante paso adelante en la historia de la franquicia deportiva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios