Modernización de explotaciones agroganaderas

Ayudas que saben a poco

  • Las organizaciones agrarias consideran escaso el presupuesto habilitado por la Junta y reclaman más fondos. El plazo para solicitar estas subvenciones acaba a final de agosto.

La publicación en el BOJA la pasada semana de las ayudas europeas para aquellas inversiones que tengan como objetivo reestructurar y modernizar las explotaciones agroganaderas ha abierto la caja de los truenos en el sector, que considera del todo insuficientes los fondos habilitados, un total de 29,7 millones de euros, de los que 10,2 millones son para olivar.

Asaja y COAG tienen claro que este volumen de ayudas no se acerca, ni de lejos, a las necesidades del campo andaluz, que se encuentra en un continuo proceso de reestructuración de sus explotaciones agroganaderas y precisa de los fondos públicos para aliviar su situación de dependencia de las entidades financieras.

Cristina Capela, responsable de los Servicios Técnicos de Asaja Andalucía, advierte que las subvenciones previstas en este paquete no alcanzarían ni para atender al 1% de las explotaciones que existen en la comunidad autónoma.

En el mismo sentido se pronuncia el secretario de Organización de COAG Andalucía, Eduardo López, quien señala que estos fondos siempre generan muchas expectativas y que la mayoría de los agricultores se van a quedar sin poder acceder a ellas, pese a cumplimentar todas las solicitudes, por la escasez de los fondos.

Se trata de una partida procedente del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feder), que paga el 75 % de la ayuda; la Junta de Andalucía aporta el 12,5% y el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente el 7,5%. La orden que regula estas subvenciones está publicada en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) con fecha de 31 de mayo y la documentación para acceder a ellas se puede presentar hasta final de agosto.

En esta norma se explican todos los detalles, pero vamos a dar cuenta en estas páginas de los aspectos más importantes, como quiénes pueden solicitar estos fondos, los plazos para ello y la situación especial del olivar.

Como el plazo de presentación de las solicitudes es de tres meses a contar desde el 31 de mayo, los interesados tiene como fecha tope para realizar los trámites hasta el día 31 de agosto.

Pueden solicitarlas los agricultores o agrupaciones de agricultores que sean titulares de explotaciones agrarias ubicadas en Andalucía. Y en cuanto a los jóvenes que no tengan explotaciones agrarias en el momento de la presentación de la solicitud de ayudas, pueden optar a las mismas si se conviertan en titulares de una explotación antes del pago de la ayuda.

La normativa también exige para el acceso a las subvenciones la aplicación de un "plan empresarial" que debe presentarse, con antelación o simultáneamente a la solicitud, para su aprobación.

El sector está preocupado y así lo explican las organizaciones agrarias, que reclaman un aumento de los fondos a la Junta de Andalucía. "Son unas ayudas muy esperadas y el dinero que han estimado nos parece poco, es tan escaso que, según nuestros cálculos no va a llegar a más de 1.000 explotaciones y eso es totalmente insuficiente", declara Capela.

La técnico de Asaja-Andalucía denuncia también otra circunstancia, la de las comunidades de bienes pues, explica, que la Orden que se ha publicado exige que todos los miembros de las citadas comunidades estén de alta en el Régimen Agrario, circunstancia que antes no se ha exigido y que va a dejar fuera a casi todas las comunidades. El caso, señala, es que en las comunidades de bienes normalmente es uno de los miembros el que está en el Régimen Agrario "pero nunca se ha obligado a todos los miembros". Y en su opinión, esta exigencia genera un conflicto legal con la Ley de Explotaciones Agrarias, que no impone tal requisito. Por ello, Asaja también demanda al Gobierno andaluz que se ocupe de este aspecto y desbloquee el acceso a las ayudas a la modernización para las comunidades de bienes. Por último, Cristina Capela reclama una priorización para los jóvenes, que se habilite para ellos una partida específica, dentro del conjunto de esta subvenciones.

En similares términos se pronuncia el secretario de organización de COAG Andalucía, quien redunda en que hay muy poco dinero, especialmente si se compara con la demanda, "porque hay muchas solicitudes para incorporar nuevas tecnologías a las explotaciones agrarias. "Por eso pedimos a la Junta que ponga más dinero, porque hay sectores muy potentes a nivel de mejoras de tecnología en los invernaderos; en la ganadería de bovino y caprino y también en el resto de los sectores", señala.

"Es una decepción -agrega- que después de preparar tanta documentación y estar muchos meses a la espera de estas ayudas, al final la mayoría de quienes las solicitan se van a quedar fuera". Eduardo López reclama que se de prioridad a los profesionales que se dedican de forma prioritaria a la agricultura, "que hacen de ella su medio de vida".

En su opinión, es preciso "al menos, doblar la parte general consignada para modernización, pasar de los 19,5 millones al doble". Y también reclama a la Administración autónoma "que haga un sistema más ágil y coordinado con las oficinas comarcales, porque una ayuda lo es cuando te la dan en tiempo y forma, porque si no, los intereses se comen a las ayudas". La postura de COAG es beligerante y López explica que ya están hablando con otras organizaciones "y vamos a pelear para que se amplíe el presupuesto, porque así es decepcionante".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios