El sector de la maquinaria, estancado en España, crece en exportación

  • El Plan PIMA Tierra 2016, aún en borrador, prevé sólo cinco millones en ayudas a la renovación

La agricultura no acaba de salir de la crisis y así se refleja en los datos de compra de nueva maquinaria agrícola. Mientras aumenta el mercado de segunda mano -las ventas de tractores usados volvieron a crecer en 2015 por cuarto año consecutivo con 26.524 transacciones- las estadísticas del Ministerio de Agricultura de inscripción de maquinaria reflejan un descenso que ha dejado el total de nuevos tractores en 10.587 en 2015, frente a los 19.875 que se inscribieron en 2004 o los casi 17.000 que había de media hasta 2009. Por eso, tanto las casas de maquinaria como los agricultores depositan esperanzas en el plan PIMA Tierra para renovación de este parque móvil, que suele sacar el Ministerio y que este año está ya redactado aunque no publicado, lo que quiere decir que posiblemente no tenga tiempo de salir, dadas las circunstancias políticas, con un Gobierno en funciones y un panorama incierto para el futuro del Ministerio.

En cualquier caso, el borrador del nuevo Decreto PIMA Tierra para 2016, en el que se regularían las ayudas para la renovación del parque nacional de maquinaria agraria ya está en manos de las organizaciones profesionales y no acaba de convencer al sector. El Ministerio de Agricultura mantiene el mismo presupuesto de cinco millones de euros, pese a ampliar el catálogo de maquinaria que se puede acoger a estos apoyos. Por este motivo, organizaciones agrarias como la UPA han criticado "un presupuesto raquítico que no cubre las necesidades reales de renovación que tiene el campo".

El borrador de 2016 prevé ampliar la línea, abriendo la ayuda a la maquinaria locomotriz (como los equipos de recolección), la maquinaria arrastrada (como sembradoras o abonadoras) y los dispositivos para la agricultura de precisión (como los GPS). Sin embargo, UPA recuerda que más del 90% de los tractores que se compraron el pasado año quedaron fuera de las ayudas ante la "falta de presupuesto".

Mientras tanto, el sector de maquianria agropeacuaria se ha dedicado estos años de crisis nacional a trabajar sus ventas al exterior y no le ha ido mal: con un total de 2.041 millones de euros la cifra de exportaciones del sector de equipamiento agropecuario experimentó durante 2015 un aumento del 10,39% con respecto a 2014, según datos de Agragex, (la Asociación Española de Fabricantes-Exportadores de Maquinaria Agrícola y sus Componentes, Invernaderos, Protección de Cultivos, Sistemas de Riego, Equipamiento Ganadero, Salud y Nutrición Animal, Maquinaria Forestal, de Biomasa y de Pos-cosecha).

Según los datos de esta asociación, Europa se mantiene como primer cliente de nuestras exportaciones en este sector, con casi mil millones de euros, pero sólo supone ya un 45,5% de las cifras totales, debido a que las empresas diversifican cada vez más sus operaciones al extranjero y la dependencia de nuestro continente se reduce. Hace cinco años la dependencia de Europa rozaba los dos tercios de las ventas mientas que, ahora, no llega a la mitad. Por el contrario, crece el peso de las exportaciones a otras zonas. América Latina supone ya el 11%, Asia un 9% y el Magreb un 9,5%.

Igualmente, un informe del ICEX alerta de grandes oportunidades para vender más maquinaria agrícola en Marruecos por motivos como la falta de empresas locales, la escasez de técnicos cualificados, los nulos aranceles de importación y el impulso del Gobierno a la modernización del sector primario. Así se explica en el resumen ejecutivo del informe El mercado del equipamiento agrícola en Marruecos, que ha difundido el Instituto de Comercio Exterior (ICEX).

A pesar de ello, señala el ICEX, "el sector no está modernizado y todavía depende de las condiciones climáticas y de la falta de maquinaria", por lo que "se ve la necesidad de mejorar la calidad del equipamiento agrícola".

En esta línea, España es un socio comercial consolidado en Marruecos e incluso el primero en importación de máquinas, aparatos hortícolas o silvícolas para la preparación o el trabajo en el suelo, para cosechar, trillas, a sí como remolques y semirremolques. Sin embargo, en tractores, "España se queda fuera" del ranking por "no existir en el país una marca fuerte" de este subsector de maquinaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios