blake schilb. jugador del betis energía plus

"Todos creemos en la salvación del equipo"

  • El alero, uno de los líderes del equipo, apunta a la progresión del conjunto, "en el mejor momento"

Blake Schilb posa en San pablo antes de un entrenamiento. Blake Schilb posa en San pablo antes de un entrenamiento.

Blake Schilb posa en San pablo antes de un entrenamiento. / víctor rodríguez

¿Qué hace alguien como tú en un lugar como éste? Es la primera pregunta que a cualquiera se le ocurriría al hablar con Blake Schilb (Rantoul, Illinois, 23-12-1983), un jugador de Euroliga y campeón de la Eurocup que pelea por mantener al Betis Energía Plus en la ACB. Y lucha convencido de lograr el objetivo "en una de las temporadas más difíciles" de su vida. Es feliz en Sevilla, pese a todo, pero antes de hablar del futuro "hay que acabar la campaña siendo todos felices y eso es lograr la permanencia. Es lo más importante. Después, será más fácil hablar", añade.

-¿Es el curso más difícil de su carrera?

-Sí y no. Posiblemente sí, porque la situación del equipo evidentemente no es buena y tengo parte de responsabilidad en ello. Es algo diferente a lo que he vivido otros años, pero tampoco es que sea un joven que está empezando y debo entender que esto es parte del juego. He vivido mucho y siempre hay momentos difícil en cada año, aunque es evidente que con tantas derrotas se hace todo más complicado.

-¿Es difícil mentalmente para usted pasar de jugar por títulos a hacerlo por seguir en la ACB?

-Es duro, porque me gusta ganar. Lucho por ello siempre, pero esto es baloncesto y uno debe entender la situación por la que pasa en cada momento para dar lo mejor de sí mismo. Sabía a donde venía y que no jugaría ni Euroliga ni Eurocup, pero creo que uno siempre debe darlo todo en la pista haya independientemente del rival o la competición. Hay que demostrar respeto al club y a la afición que te sigue.

-¿Se arrepiente de haber fichado por el Betis?

-Para nada. Independientemente de los resultados, soy muy, muy feliz aquí. Los dos años que estuve en Estambul mi familia no estuvo conmigo, cuando antes siempre estuvimos juntos. Fue extraño para mí y los eché mucho en falta. Poder ver crecer a mis hijos y verlos feliz en Sevilla es muy importante para mí. Están muy integrados en la ciudad y puedo verlos todos los días... La familia es parte importante de la vida. Si eres feliz en casa, eres feliz en el trabajo y al contrario. Las dos cosas son necesarias para dar lo mejor de uno mismo en cada aspecto.

-¿Por qué se decidió por el Betis?

-Recibí varias ofertas en verano de equipos de Euroliga, como el Olympiacos. Negociamos durante más de un mes, pero al final no hubo acuerdo. También hablamos con el Barcelona. Antes de venir Betis el Anadolu Efes se interesó también. Podría haber sido una buena opción, porque ya conocía la liga y el país, pero me ofrecieron dos meses. ¿Cómo? Al final valoré otras cosa y pensaba mucho en mi familia. Buena ciudad, buen clima, probar en la ACB. Me hablaron bien del club y el presidente insistió mucho. Puede ser muy persuasivo. Me llamó un día, hablamos y le dije que al día siguiente volveríamos a conversar. A la hora ya me estaba llamando para insistir de nuevo. Pese a que los resultados no son los que queríamos, está siendo una gran experiencia y quiero jugar aún mejor para devolver al club todo lo que me ha dado.

-¿Habló con Satoransky o Balvin sobre Sevilla?

-Claro. Con Satoransky poco, porque era difícil por cuestión de horarios. Con Balvin coincido más y en las ventanas FIBA compartimos habitación. Es difícil dormir con él (por los ronquidos), pero es un gran chico.

-Estuvo dos años en el Nymburk y entonces se enfrentó a un joven Satoransky (USK Praga). ¿Le veía tanto potencial?

-Claro que lo recuerdo. Era muy joven, pero se veía que tenía un gran talento. Nadie podía decir hasta dónde llegaría, pero era un base diferente. Su carrera en Sevilla fue muy importante, porque estuvo los años en los que un deportista se desarrolla como jugador y como persona.

-Ahora el equipo parece que está mejor.

-Ahora somos un equipo. Ha habido muchos cambios a lo largo de la temporada e incluso Óscar Quintana trajo una nueva filosofía consigo. Poco a poco nos vamos encontrando mejor, pero no tenemos margen ni tiempo y sólo nos vale ganar. Aun cuando no ganábamos nos entrenábamos bien y eso podría habernos hecho perder confianza, pero siempre creímos en nuestras posibilidades y ahora sólo pensamos en ganar. Creemos en nosotros.

-¿Se siente el líder del equipo?

-Tengo buenas habilidades ofensivas y no sé si eso me hace un líder o no, pero no me da miedo jugarme una bola ganadora. Para eso juego. Pero hay otros jugadores como Kelly, que viene de la NBA, o Booker que dan mucho al equipo y tienen mucha calidad.

-¿Se salvará el equipo?

-Por eso peleo. Creo que sí. Todos creemos en ello y nos dejaremos todo por mantener al club en la ACB. Es el reto de todos.

-No es usted un jugador de cambiar de equipo cada año ¿Podría seguir en el Betis la campaña que viene?

-Es una posibilidad. Mi familia es feliz aquí y eso para mí es muy importante. Me gusta quedarme en un sitio y ser parte de ello. Ayudar a construir algo grande. Sevilla es una gran ciudad, estoy en un gran club y aquí me encuentro realmente feliz, pero habrá que ver los tiempos. Cómo terminamos, cómo se siente la entidad conmigo, cómo se siente mi familia... Si todos estamos felices cuando acabe la temporada todo sería más fácil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios