Alonso y Raquel del Rosario, la cara y la cruz de un amor discreto

  • La historia sentimental de la pareja, que anunció su ruptura recientemente, ha sido tan envidiada como desconocida.

Comentarios 4

Fernando Alonso y Raquel del Rosario cierran la lista de los divorcios más sorprendentes del año que estamos a punto de despedir. La pareja, que emitía un comunicado anunciando su separación hace una semana, se enfrenta estos días a sus fiestas navideñas más amargas, y aunque ambos intentan mirar hacia el futuro con optimismo no ocultan que están siendo momentos complicados. La ruptura del piloto y la cantante ha sorprendido a todo el mundo, pero lo cierto es que no es tan raro que nos hayamos enterado tan de repente. Nada en su relación se ha anunciado a bombo y platillo, y está clarísimo que el fin de su vida en común no iba a ser una excepción. Ambos han sido durante algo más de media década los protagonistas de un amor tan envidiado como desconocido. Un proyecto de vida en común que empezó como ha terminado, en un suspiro y sin esperarlo por nadie.

Se conocieron en un concierto y lo suyo fue un auténtico flechazo. Fernando y Raquel comenzaron entonces un noviazgo que poco antes de cumplir su primer aniversario sellaron con un 'sí quiero' en secreto. Un enlace, celebrado en 2006 en Asturias, que salió a la luz pública tres años más tarde, cuando la vocalista de El sueño de Morfeo lo anunció en una entrevista con la naturalidad que le caracteriza. Hasta ese momento, ésta se había convertido en la sombra del deportista, presencia habitual en los circuitos de todo el mundo y la mayor admiradora de éste. Una relación envidiablemente sana y estable, que parecía vivir sus horas más altas. Evidentemente, ninguno de sus protagonistas presumía de lo bien que les iba pero sus miradas de complicidad eran, como muy bien se dice, el reflejo de sus sentimientos.

Pero como en todo, no tardaron en llegar los problemas. La cruz de su moneda tiene un nombre: la distancia. La incompatibilidad de agendas y estilos de vida les impedía pasar el tiempo que un matrimonio necesita. Sin horizontes de aumentar la familia, parece que las temporadas distanciados por sus compromisos laborales han ido apagando la llama de su amor. En estos momentos, aunque ambos han decidido anunciar su separación para evitar especulaciones innecesarias sin querer entrar en detalles ni explicar los motivos del final de su historia, no son pocos los que ya han atando sus propios cabos hablando de terceras personas, mientras que otros tantos afirman que el deportista ya hacía vida de soltero desde hace meses. Ellos prefieren mantenerse al margen de tales comentarios refugiándose en sus familias, amigos y, como, en su trabajo. Sí parece confirmarse que los más allegados a la pareja presagiaban el enfriamiento de ésta, y no se equivocaban.

La propia intérprete ha escrito en su blog: "Fer seguirá ocupando un lugar especial en mi corazón y sé que yo en el suyo también", tras asegurar que entiende todo esto como "una parte necesaria para crecer como persona". Una buena forma de verlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios