Gucci escarba en las raíces de Gucci

  • La nieta del fundador publica el libro 'In the name of Gucci' en el que cuenta la trayectoria de la exclusiva firma a través de historias familiares

A medio camino entre la lucha de poder de los Medicci y cualquier telenovela sudamericana. Así es la vida de la familia Gucci, donde hay capítulos de traición, hijos desheredados, dobles vidas y hasta asesinatos por encargo.

Patricia Gucci, una de las nietas del fundador, Guccio Gucci, escarba en los orígenes de esta conocida firma con el libro In the name of Gucci, una publicación que deja a un lado las historias truculentas de la familia y toma como punto de partida la doble vida de su padre, Aldo Gucci, el primogénito de la saga, para explicar el auge de la firma, fundamentalmente su expansión a Estados Unidos, de la que su progenitor fue el artífice.

Argumenta su libro con fotografías sacadas del álbum familiar en las que se ve a su abuelo en la Roma de los años 20, cuando la talabartería que regentaba después de dejar atrás su época como maitre en el hotel Savoid de Londres, comenzaba a dar sus primeros pasos en la moda con exclusivos artículos de cuero y lujosos equipajes. Asimismo, el libro de Patricia Gucci desempolva las cartas de amor clandestinas que su padre mandaba a su madre a mediados de la década de los 50, cuando comenzaba a tejerse una historia prohíbida que dio mucho que hablar en la época. Y es que Aldo Gucci compaginó durante años su familia 'oficial' de Roma, donde vivían su mujer y sus tres hijos, con la relación furtiva que inició con Bruna Palombo, una joven dependienta de la tienda de Roma de la que quedó prendado cuando ella tenía 18 años y él 51. Aquella relación, lejos de ser pasajera, hizo que Aldo, por entonces presidente de la reconocida firma, mantuviera una doble vida con su joven amante, con la que seis años más tarde tuvo a su hija Patricia, que mantuvo oculta durante su primer año de vida.

Ahora es Patricia la que se encarga de desempolvar viejos recuerdos. Después de ser la primera mujer que encontró un sitio en la cúpula directiva de Gucci con sólo 19 años, la nieta de Guccio Gucci recuerda en el libro cómo se enteró, con sólo 10 años, de que su padre no estaba casado con su madre y que, para su sorpresa, mantenía otra familia en Roma. Recuerda, asimismo, cómo a su padre le gustaba presumir de ella en los eventos internacionales de la firma y cómo la hizo codearse siendo aún niña con grandes nombres como Nancy Reagan, Rita Hayworth o Frank Sinatra. Asegura que la veía como un soplo de aire fresco para la firma, por eso la incluyó en la directiva con sólo 19 años y por eso también confió en ella en los últimos momentos de su vida y la declaró su heredera universal, olvidando a los tres hijos que tuvo con su primera esposa.

Con este libro, Patricia Gucci quiere dejar claro los orígenes familiares de esta empresa, de la que terminó desvinculándose a finales de los 80 pocos años antes de que sus primos (que habían conseguido décadas atrás hacerse con el poder en la compañía tras encarcelar a su padre por evasión fiscal) vendieron la firma a Investcorp. La muerte del presidente de Gucci en los 80, su primo Maurizio, a manos de un matón contratado por su propia ex esposa pilló a Patricia fuera de la empresa, aunque seguramente este escándalo, que se suma a las guerras de poder que durante años salpicaron a la familia Gucci, lo ve simplemente como un capítulo más del amplio anecdotario familiar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios