Jesús del Pozo, una firma renovada

Hace casi un año que Jesús del Pozo se despidió para siempre pero el espíritu de su forma de crear, de hacer moda, está más vivo que nunca. Sus discípulos, a los que dejó huérfanos el 13 de agosto del 2011 cuando murió a los 64 años, han conseguido mantener su legado, superando con creces el reto de mantener todo lo que el diseñador madrileño había conseguido a lo largo de su extensa trayectoria en el mundo de las pasarelas. El equipo afrontó desde el primer momento la ausencia de su creador con profesionalidad. Así lo han demostrado en cada uno de los desfiles que han presentado sin él, siempre bajo su sello más personal. Y siguen dando pasos con nuevos horizontes, mirando al futuro con optimismo.

Con todas esas ganas, la marca de moda ha presentado una nueva imagen corporativa afianzando uno de los puntos clave de su estrategia empresarial, que el pasado mes de marzo ya anunció su relanzamiento. La firma española sólo utilizará el apellido de su fundador y pasará a denominarse DELPOZO, estrenando además logotipo. Una nueva identidad gráfica que, sin abandonar algunas de las características de la antigua imagen como son la sobriedad y la elegancia, representa la solidez de la trayectoria de la casa. Una imagen renovada que incorpora otros valores como la creatividad y la innovación. El logotipo está elaborado en base a la tipografía Didot, de origen clásico, y pretende dar a la firma una seña de identidad única y personal. El corte distintivo de la última 'O' es como una especie de guiño a la mujer, parte de los valores y esencia de la identidad de la marca desde sus orígenes. Una complicidad con el género femenino que Josep Font, director creativo de la firma desde hace cinco meses, considera "esencial". "Es realmente interesante introducir todo este nuevo lenguaje visual", ha dicho el diseñador. Los cimientos de una idea en la que todo el equipo está trabajando a destajo para tenerla totalmente desarrollada en la presentación de la próxima colección primavera-verano 2013. Esta opinión positiva también la comparte Pedro Trolez, el presidente de Grupo Perfumes y Diseño, propiedad de la marca: "A través de esta nueva imagen expresamos los valores más universales de la firma, fáciles de compartir e introducir en todo el mundo. Ha sido una decisión arriesgada porque la antigua imagen funcionó en su momento, pero también éramos conscientes de que necesitábamos una identidad adecuada y acorde a esta nueva etapa", ha comentado a través de un comunicado.

Jesús del Pozo, ahora DELPOZO, sigue adelante sin perder de vista sus orígenes. Su forma de trabajar pone de manifiesto que la filosofía y los valores más esenciales de la casa siguen muy presentes aunque no caminen de la mano del mítico modisto. La feminidad, la sofisticación, la sensualidad y la exquisitez de sus diseños nacen ahora de los bocetos de Josep Font, que desde el primer momento ha dado todo de sí para que la marca no se quede carente de creatividad. Desde la dirección creativa de la marca se trabaja día a día para inmortalizar el recuerdo de Jesús del Pozo y que su legado quede intacto a pesar de los tiempos turbulentos que atraviesa el mundo de la moda. Una mirada al futuro bastante ambiciosa y positiva, que junto a la experiencia y el talento del equipo de la firma empieza a dar sus frutos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios