Jodie Foster, simplemente ella

  • Famosa desde los tres años, su carismática personalidad ha convertido a la actriz en una de las personas más influyentes del mundo. Tras confesar su homosexualidad con toda naturalidad, ahora anuncia su retirada del cine.

En un mundo tan extravagante y delirante como es el de Hollywood lo más sencillo es dejarte llevar por la corriente. En definitiva, vivir como los demás para no desentonar y así integrarte en los círculos más selectos. Sin embargo, hay celebridades que han conseguido mantenerse en lo alto de la cima sin cambiar sus convicciones y atendiendo tan sólo a sus principios ante todo y ante todos. Una de estas estrellas es Jodie Foster. Posiblemente, la más lista de todas ellas. Recientemente, en los Globos de Oro, sorprendió a todos confesando su orientación sexual, sobre la que se lleva especulando varias décadas. Otra muestra de que Foster ha alcanzado la plenitud no sólo profesional, sino también personal.

La californiana cumplió el pasado mes de noviembre 50 años. Medio siglo de vida ante las cámaras, ya que debutó en el mundo de la interpretación con sólo 3 primaveras. Como buena niña prodigio, Jodie -que en realidad se llama Alicia Christian- podría haber caído en las garras del desamparo emocional; el mayor peligro al que se exponen todos los niños que prematuramente son catapultados a la fama. Sin embargo, la coraza de Foster pudo más y consiguió tomar a tiempo las riendas de su vida. Aun siendo una adolescente famosa, nunca perdió el norte. Y, como bien dice el dicho, uno recoge lo que siembra. Galardonada con el premio Cebil B. De Mille en los Globos de Oro por su trayectoria cinematográfica, ha sabido escoger muy bien sus papeles. Un 'no' a tiempo es una victoria. Por eso, se puede decir que no conoce el fracaso. En la gran pantalla lo mismo ha convencido como madre atormentada que como cómica aventurera, acompañada de psicópatas que han hecho historia o de míticos galanes. Jodie Foster ha triunfado como actriz, como persona, como madre y como mujer. Versátil y magnética, su personalidad le ha posicionado como una de las personas más influyentes del planeta. Una celebrity que huye de la fama, ya que según ella misma reconoce su "vanidad está más que alimentada". Actriz prolífica, ahora está interesada en la dirección de películas.

Férrea defensora de su vida íntima y personal, la actriz ha confirmado esta misma semana lo que era un secreto a voces: su homosexualidad. A lo largo de su carrera, ha sido muy criticada por la comunidad homosexual al no reconocer públicamente que es lesbiana. Sin embargo, ella misma ha explicado que su círculo más íntimo siempre ha conocido su orientación sexual y que no ha tenido la necesidad de compatirlo con otras personas. "Si hubierais sido famosos desde niños también valoraríais la privacidad por encima de todo", dijo al recoger el premio honorífico, en el mismo discurso donde salió del armario y en el que habló, por primera vez en público, de  Cydney Bernard, la mujer con la que ha compartido su vida durante 20 años, a la que definió como uno de sus amores "más profundos" y con la que ha tenido dos hijos "maravillosos", Charlie y Kit. Foster aprovechó la entrega de los últimos Globos de Oro para comenzar una nueva etapa. Su mayor deseo es "seguir evolucionando", como hasta ahora, a paso firme. Y es que todo lo que ha conseguido ha sido gracias a ella. Gracias a ser simplemente ella.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios