Mensaje de naturalidad a cargo de los Príncipes

  • Don Felipe y doña Letizia protagonizan su primer posado de las vacaciones con sus hijas en las calles de Palma y por la tarde la familia acudió a un concierto benéfico

Comentarios 1

Las infantas Leonor y Sofía se dejaron ver en público por primera vez desde su llegada a Mallorca de la mano de sus padres, los Príncipes de Asturias, que dieron un breve paseo con ellas por el Parc de la Mar de Palma, antes del inicio de la tercera jornada de regatas de la Copa del Rey de Vela, mostrando un mensaje de naturalidad en estas vacaciones teñidas en principio por el terrorismo.

En un automóvil conducido por don Felipe, los Príncipes y sus hijas llegaron a esta zona cercana al puerto pesquero antes de mediodía, entre la expectación de los turistas que, pese al sol asfixiante, habían elegido aquel momento para contemplar desde allí el conjunto monumental de la catedral y el Palacio de la Almudaina, unas vistas que suelen atraer a numerosos visitantes al atardecer. El intenso calor y el sol ardiente de esa hora centró precisamente los comentarios del Príncipe, al saludar junto a doña Letizia, a los periodistas que les aguardaban en esa zona peatonal, sin sombras que les cobijara.

Cuando aparecieron ante las cámaras, los Príncipes protegían sus ojos con gafas de sol, que luego se quitaron para posar ante los medios gráficos, y don Felipe llevaba de la mano a Leonor, que cumplirá 4 años en octubre, mientras la pequeña Sofía, que tiene poco más de 2 años, iba de la mano de su madre, muy animada.

Las dos niñas llevaban vestiditos rosas, en el caso de Leonor conjuntado con un lazo que le recogía el pelo en una coleta, y ambas soportaron con naturalidad el sol mientras posaban, junto a sus padres, con la catedral y la Almudaina como paisaje de fondo.

Al borde del lago central del parque, doña Letizia mostró a sus hijas la catedral y, para ello, cogió en brazos a Sofía, a quien le llamó la atención un mimo disfrazado de indio americano que había visto al principio del paseo y se lo recordaba a sus padres, señalando en aquella dirección. Fue una pista más de la sensación de normalidad que están transmitiendo los Príncipes de Asturias en sus apariciones públicas durante estos días.

No tardaron en acercarse turistas extranjeros y españoles, algunos con niños, que les saludaban y fotografiaban, y dos niñas consiguieron conseguido su objetivo de posar junto a los Príncipes y sus hijas. Un grupo de turistas italianos les saludó de forma efusiva, mientras subían al coche con el que doña Letizia regresó junto a sus hijas al Palacio de Marivent, después de dejar al Príncipe en el Club Náutico, donde le esperaba su tercera jornada de competición en la Copa del Rey de Vela, a la caña del CAM. Antes de embarcar, don Felipe posó para los medios en la cubierta junto al resto de la tripulación.

Finalizada la jornada de competición, los Príncipes realizaron su segunda vista pública. En esta ocasión, don Felipe y doña Letizia acudieron, con la compañía inseparable de sus dos retoños, al concierto benéfico de Jaume Anglada, cantante mallorquín con el que el Príncipe guarda una estrecha amistad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios