Sara e Íker dan la bienvenida a su bebé

  • El segundo hijo de la pareja nació ayer mediante cesárea en la clínica Ruber de Madrid

Sara Carbonero e Íker Casillas han sido padres de nuevo. La periodista ingresó ayer sobre las tres de la tarde en la clínica Ruber Internacional de Madrid y fue asistida por la doctora Elena Carrillo de Albornoz. Tanto el bebé, que nació por cesárea pasadas las ocho y media de la tarde, como la madre, se encuentran bien.

Sara entró en el centro sanitario de la mano de su esposo, que se encontraba recién llegado de Austria, donde el miércoles había jugado un partido con la Selección Española de Fútbol. La periodista siempre tuvo la duda de si Íker podría estar con ella durante el parto en esta ocasión, ya que se esperaba que la llegada del nuevo bebé coincidiera con el inicio de la Eurocopa, y, por tanto, que el futbolista estuviera en Francia con la Selección Española. Finalmente no ha sido así y ambos han podido disfrutar juntos de un momento tan especial.

Se especulaba también con que el bebé pudiera nacer en Oporto, la ciudad en la que reside la pareja desde el pasado verano, si bien esta posibilidad quedó descartada hace un par de semanas, cuando la periodista confirmó a través de las redes sociales que, una vez finalizada la liga lusa, se había trasladado a Madrid y que sería aquí donde daría la bienvenida a su segundo hijo, del que todavía no se ha dado a conocer el nombre.

El recién nacido es el segundo hijo de los Casillas-Carbonero, que disfrutan al máximo de su primogénito, Martín, que el pasado enero cumplió dos años. Será, sin dudas, el compañero de juegos perfecto para Martín que, según Sara, será quién elija finalmente el nombre de su hermanito.

A pesar de que hace unos días Sara manifestaba en su perfil de Instagram que este embarazo se le estaba haciendo "un poco largo", la periodista ha dicho en numerosas ocasiones que en esta ocasión ha podido disfrutar al máximo de su nueva maternidad.

El nacimiento del segundo hijo de Sara e Iker pone el broche a un año lleno de buenas noticias para ambos y que incluye, desde la boda secreta el pasado 20 de marzo, hasta la medalla al mérito deportivo de Íker, el éxito de Sara como empresaria de la firma Slowlove, o la compra de una nueva vivienda en Corral de Almaguer, el pueblo natal de Sara, donde tienen previsto pasar largas temporadas con sus pequeños.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios