"Me considero una superabuela"

  • Cary Lapique. La esposa de Carlos Goyanes ha pasado estos días por Sevilla como embajadora de la Joyería Suárez, donde ha presentado una nueva colección

Cualquier imagen frívola que de ella pudiera tenerse cambia en el mismo instante de conocerla pues, Cari Lapique es, ante todo, una trabajadora nata. Implicada al cien por cien en su inmobiliaria, en una agencia de viajes y en Suárez, esta semana ha presentado en Sevilla la colección Elite, oportunidad que nos ha servido para conocer un poco mejor a una mujer que, pronto, será abuela del primer hijo de su pequeña Carla Goyanes.

-¿Sabe ya si será nieto o nieta?

-Todavía no. Nace en julio con lo que aún es pronto. No sabremos nada hasta dentro de un mes pero ella está encantada. Lleva muy bien el embarazo.

-¿Qué tal se le da el papel de abuela?

-Fenomenal. Tengo ya a Pedrito, de Caritina. Me considero una superabuela.

-¿Mejor que madre?

-Bueno, son dos roles distintos y los dos los empeño divinamente (risas).

-¿Cómo se celebra la Navidad en su casa?

-Pues en familia. Este año con Carla y Jorge, Pedrito, mis sobrinos… Después, para Nochevieja, iremos a Miami con Carla. Lo que pasa es que me da rabia porque siempre se echa de menos a gente.

-¿A quién en su caso?

-A mi padre. Hace muchísimo tiempo que se fue pero no le olvido ni a él, ni a una hermana pequeña que también falleció. Luego tengo otro hermano en Brasil al que veo cuando podemos.

-¿Cari Lapique cocina?

-Nada. Lo justo (risas). Soy la "reina de la Termomix" pero poco más. Claro que, algún plato, sí que me sale bien…

-¿Entonces dónde es la comida de estos días?

-En casa de mi madre. Allí la que organiza todo es Caritina aunque te aseguro que, esa cualidad de la cocina, no la ha heredado de mí sino de mi suegra, a la que sí se le da muy bien.

-¿Y Carla?

-Como yo. Está aprendiendo pero, de momento, poquito (risas).

-Por cierto, hablemos de joyas… ¿Cuál es la suya personal favorita?

-Mi anillo de matrimonio. Es de oro amarillo y lleva dentro el nombre de mi marido y la fecha en la que se celebró. Nunca me lo he quitado desde ese día.

-¿Regala joyas o lo considera algo demasiado personal?

-No, no. Regalo muchas. A mis hijas, a mi suegra, a mi madre… Sé sus gustos y, además, hay que quitarle tanto respeto. Lo que sí te digo es que, como alguna me guste, me la compro yo. Soy muy fan de las joyas aunque hay que llevarlas en su justa medida y en función de la ocasión. Suárez tiene un catálogo impresionante y, para hombres, igual. Hay gemelos y una gran colección de relojes de diversas marcas.

-¿Le han conquistado con algún diamante, por ejemplo?

-Hombre, tanto como para conquistarme no, pero sí que las joyas, de alguna forma, refuerzan el amor (risas).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios