El legado millonario de Prince aún no tiene nombre

  • La gran fortuna del 'príncipe del pop', desaparecido hace unos días, iría a parar a sus hermanos de confirmarse la inexistencia de un documento con sus últimas voluntades.

La despedida de una gran estrella lleva casi de forma intrínseca la polémica. Ya se sabe en todas las familias se cuecen habas y más si hay más de 300 millones de dólares de por medio. Casi una semana después del adiós repentino de Prince, y con todas las incógnitas de la causa de su muerte aún por despejar, la pregunta no ha tardado en aparecer: ¿Quién es el nuevo dueño de la fortuna del ‘príncipe del pop’? Los medios estadounidenses ya empiezan a hacer  cábalas. Los Ángeles Times ha puesto un número a ese legado millonario, los 300 millones de dólares más la casa-estudio de Minesota en la que falleció, valorada en 10 millones de dólares, y el palacete marbellí, ya en venta por 5 millones. Todo ello más las ganancias que su marca aún sigue generando, y es que, como dato, en las 72 horas posteriores a su fatal desenlace vendió 600.000 discos, un 42% más que en semanas anteriores, y según Nielsen Music tiene mucho material inédito para publicarse de manera póstuma durante décadas, por lo que su trabajo seguiría generando más y más beneficios. El portal TMZ, el encargado de dar la exclusiva de su triste adiós, asegura que la herencia de Prince, al haber fallecido sus padres y no tener esposa ni hijos, se repartiría entre sus hermanos, sin que Tyka Nelson, su única hermana biológica por parte de padre y madre, tuviera ningún tratamiento preferente respecto a los siete hermanastros del artista, todos por parte de su padre de otras dos relaciones; dos de ellos ya han fallecido con lo que su parte sería repartida entre los hijos de estos. Todo ello se debe a que, según el medio, Prince no tenía previsto un documento legal que repartiera su patrimonio. Nadie imaginaba un final así a sus 57 años, ni él mismo teniendo en cuenta que no había manifestado sus últimas voluntades. Al menos hay constancia de que así es a fecha del 2014; no ha trascendido, por ahora, si en los últimos dos años la gran estrella cerró su testamento, aunque todo apunta a que no llegó a llevar a cabo esos trámites. El asunto es peliagudo pues de ser así su hermana Tyka, la que le acompañó durante toda su vida a pesar de sus más y sus menos a causa de las adicciones de ésta, no tendría ninguna ventaja en el reparto y su parte sería por igual con respecto a los otros siete. Así lo dicen las leyes de Minnesota, lugar donde residía Prince. Tyka y Prince fueron fruto del matrimonio de John L. Nelson y Mattie Shaw, que se divorciaron en 1966 cuando Prince tenía 8 años y Tyka sólo seis. Hoy ésta, a sus 55 años, se queda a cargo de sus seis hijos: Danielle, Crystal, Chelsea, Rachard, Sir Montece y President LenNard. Todos ellos acudieron visiblemente emocionados a la íntima ceremonia celebrada en memoria del cantante en Paisley Park.

El adiós de Prince ha conmocionado al mundo de la música y al celuloide en general. El artista fue encontrado muerto en su casa y sin los resultados de la autopsia son muchos medios los que apuntan a que su muerte se debió a la medicación que tomaba a causa de sus fuertes dolores de cadera, que se negaba a operar, como le habían aconsejado los médicos, debido a sus creencias religiosas. Todo ello tras comprobarse que no hay ninguna razón para sospechar que el artista se suicidó y cuando las autoridades encargadas de la investigación han asegurado que tampoco había signos de traumatismo en su cuerpo. Todo apunta a que el artista no esperaba su muerte. “Trabajó 154 horas seguidas antes de morir. Yo estuve con él y lo vi”, ha revelado en una entrevista su cuñado, Maurice Phillips, a Sky News.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios