El mejor gol de Íker Casillas ha sido su boda con Sara

A Íker Casillas no le gusta nada hablar de su vida privada, pero cuando hay un contrato de publicidad de por medio, el portero tiene que capear el temporal y contestar también a las preguntas que no son de fútbol. Era la primera vez que se ponía delante de los micrófonos tras su boda con Sara por lo que las preguntas del enlace eran obligadas, como sucedió hace sólo unos días con su chica en la presentación de una colección de joyas. En esta ocasión, el futbolista ha reconocido que la boda secreta ha sido su mejor gol a la prensa y que decidieron hacerlo de esta forma para proteger su intimidad y porque no les gusta ser analizados con lupa. Aunque de momento no luce su alianza de casado, Íker se muestra muy contento de haber dado este paso y recalca que aún se está acostumbrando a llamar a Sara "mi mujer" en vez de "mi novia".

Habló también de su faceta como padre, de la que dijo sentirse orgulloso. Al futbolista no le pesa tener que cambiar pañales y dar biberones y cuenta los días para la llegada a casa de su segundo hijo, al que por cierto, asegura que no le llamarán ni Bruno, ni Mauro ni Hugo, como dijo Sara. Íker dice que ya tienen el nombre escogido pero que no quiere desvelarlo por si a última hora deciden cambiarlo que no crean que han tratado de engañar a nadie.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios