Carlos Ballesteros. Hidrogenesse

"El disco es un juego de espejos donde ves a Turing desde distintos ángulos"

  • El dúo presentará el sábado en el JamonPop 'Un dígito binario dudoso' · Este álbum homenajea al científico, uno de los padres de la computación y la inteligencia artificial.

Nada mejor para presentarles que preguntarles a ellos mismos. Hidrogenesse, el dúo formado por Carlos Ballesteros y Genís Segarra (Astrud), dicen que son "compositores de canciones pop populistas", "productores de mantras romántico-sexuales", "autores de llenapistas situacionistas" e "intérpretes del género místico-cómico". El próximo sábado, llevarán Un dígito binario dudoso al festival JamonPop de Cortegana, en que colabora Huelva Información. El álbum es su particular tributo a Alan Turing, el precursor de la informática moderna que durante la Segunda Guerra Mundial trabajó en descifrar los códigos nazis, particularmente los de la máquina Enigma. La carrera del matemático terminó al ser procesado por homosexual. Entre la castración química y la cárcel optó por lo primero y sufrió impotencia. Dos años después se suicidó.

-¿Cómo surgió la idea de crear este recital para Alan Turing?

-Un centro de arte de Sevilla nos propuso mezclar música, tecnología y ciencia. Hablando con el director de aquel espacio acordamos hacer algo sobre la vida de Alan Turing. La idea era pasar una temporada en el centro y desarrollar allí las canciones de cara al público, pero un mes antes cambió el gobierno local y cerraron el centro. Nos quedamos con la idea. Ya habíamos estado leyendo un montón de cosas por internet y una biografía. El tema era muy interesante y teníamos un esbozo de canción. Era mayo del año pasado y pensamos que si salían tres canciones seguiríamos.

-Y por lo visto salieron. ¿Les gusta que les pongan un reto?

-Sí, salieron porque la cosa daba para más y porque nos apetecía hacer un disco con un tema muy fijo. Nos va bien eso de estar como acotados, pensar que hay que hacer canciones sobre algo nos ayuda a hacer cosas.

-¿Les gustan los números?

-Nosotros estamos trabajando con ordenadores y cuando te das cuenta de que esa persona es la que pensó lo que hoy estamos usando todo el mundo… Intentó resolver unos problemas matemáticos que no llegamos ni a comprender porque hay un gran nivel de abstracción y nosotros somos unos patateros. Pensó una máquina que pudiese hacer todas las operaciones y eso ya nos maravilla. Que las cosas que estamos usando todo el mundo las pensó una persona en su cabeza: Una máquina que tuviese una cinta infinita y escribiese los ceros y unos, una cosa como muy sencilla y a la vez complicadísima.

-¿La biografía les atrajo más que su faceta como matemático?

-Es muy interesante todo el tema social que hay detrás, su vida, su tragedia, la relación que tuvo con el imperio británico, que le dio una orden por haber ayudado a destruir la máquina Enigma de los códigos secretos nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Unos años más tarde, por una ley absurda, le hicieron un tratamiento de castración química. No sé, la historia es fascinante pero a la vez lo es también la obra. Él defendía a las máquinas tratándolas casi como a niños. Y con textos, porque él era divulgador a la vez que técnico, algo muy chocante en la época y que llamaba mucho la atención. Hacía conferencias, iba a la BBC en plan divulgador, contando que aquello no era nada malo, que nos iba a ayudar mucho. Y lo hacía todo con humor, algo que también nos atrajo.

-¿Cuáles fueron las primeras canciones que surgieron?

-El beso, la que abre el disco, es una de las primeras que salió. Y Christopher también.

-¿No creen que El beso es una especie de oasis de dulzura dentro del álbum?

-Sí, la elegimos como la primera (ahora no sacamos singles, sino que difundimos las canciones en internet) fue la primera que dimos a conocer porque era la primera del disco, una forma de empezar el asunto, de intentar despertar a Alan del sueño profundo que él mismo se había provocado. Era una forma de empezar de una forma tranquila, dulce, con una melodía preciosa y nos parecía bien así. Y a la gente le ha gustado mucho.

-Pero la crítica destaca, por encima de otros, los cortes Enigma y, sobre todo, Captcha, la más pegadiza a pesar de su letra imposible.

-Es lo que se intenta, hacer una letra así, complicada, pero luego añadirle un ritmo pegadizo para conseguir lo otro.

-¿Tiene algo que ver este tema con la sintonía de Muchachada Nui? Suena parecido.

-Quizás te recuerda por el "cha-cha-cha" y por ser una cosa divertida pero no fue voluntario. Ahora, que nos gusta mucho Muchachada Nui. A lo mejor son esas cosas que se cruzan en la cabeza y luego te salen de otro sitio pero bueno, que no es nada premeditado el parecido.

-¿Es correcto afirmar que el disco, a pesar de girar en torno a la vida y obra de Turing no es conceptual, sino un proyecto 'modo puzzle'?

-Claro. Aquí se trata simplemente de hacerle un homenaje a Alan Turing y obviamente hay un personaje que se va repitiendo. Cuando nosotros pensamos en algo conceptual es otra cosa: Es cuando tienes tú una idea y la desarrollas, como hicimos en Animalitos. Cuando te van saliendo canciones sobre esos temas y encuentras un hilo conductor. Pero aquí se trataba de hacer unas canciones como homenaje a una persona. Y sí es verdad lo del puzzle: Hay palabras que se repiten en otra canción, una frase que después vuelve a aparecer de otra forma. Es como un juego de espejos donde todo el rato estás dándole la vuelta a la misma figura, solo que la estás viendo desde diferentes ángulos.

-¿La puesta en escena de este disco es similar a la de los anteriores?

-Nosotros en directo somos Genís, yo y un montón de cacharros. A nivel técnico sí hay novedades pero yo creo que la gente no lo nota. En vez de llevar ordenador con pregrabados y tocar una serie de melodías encima y cantar, ahora llevamos un secuenciador que dispara notas a sintetizadores, a una caja de ritmos y a otro módulo de voces. Y eso está pasando en el momento, pero la gente ve aparatos, a Genís y a mi. Si las condiciones lo permiten haremos proyecciones pero, como mezclamos repertorio antiguo y nuevo, seguimos siendo Genís y yo en el escenario pasándolo bien y tratando de que la gente se lo pase bien.

-¿Qué referencias tienen del JamonPop?

-Nos han hablado muy bien de él. Single nos dijo que el sitio era super chulo, muy agradable, y que la gente está con muchas ganas de disfrutar y de estar en un entorno fresco y diferente. A diferencia de lo que ocurre en un festival más multitudinario, todo el mundo te está mirando.

-¿Cómo va el sello Austrohúngaro?

-Vamos tirando y este año tan duro, aunque parezca una contradicción, vamos a sacar más discos que nunca. Porque hemos sacado el disco de Lidia Damunt, del que estamos super contentos. Ella también tocará en el JamonPop. Ahora Chico y Chica han acabado su nuevo disco y Espanto habrá acabado de grabar y falta mezclar. Serán cuatro álbumes y a lo mejor alguna otra cosa más que de momento no puedo decir. Y nosotros, porque cuando nos propusieron el tema de Alan Turing ya estábamos con un disco medio grabado porque ya hacía tiempo que no sacábamos nada nuevo. En año de crisis vamos a publicar el máximo número de álbumes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios