Hugo Galera frente al pacto

  • El ex presidente alza la voz para criticar las formas y el fondo del pretendido acuerdo con Lopera

  • "Esto no es una lucha mía contra él", advierte a los que intentan desviar el asunto

Hugo Galera posa antes de la conversación con 'Diario de Sevilla' Hugo Galera posa antes de la conversación con 'Diario de Sevilla'

Hugo Galera posa antes de la conversación con 'Diario de Sevilla' / Juan Carlos Muñoz

Aphugo Galera Davidson (Tenerife, 1938) ha regresado esta semana a la primera plana con su declaración en el juicio contra Manuel Ruiz de Lopera. Cuestionado especialmente sobre la conversión del Betis en sociedad anónima deportiva (SAD)en 1992, él apunta en otra dirección para que salga a la luz la realidad de la gestión del club durante 18 años. "La sustancia del juicio es la descapitalización del Betis durante una serie de años", señala durante esta conversación con Diario de Sevilla este Catedrático de Anatomía Patológica, quien a sus casi 80 años todavía continúa poniéndose delante del microscopio

La "gobernanza" del Betis, las negociaciones para pactar con Lopera o Luis Oliver... Galera discrepa de las actuaciones de los actuales dirigentes, aunque deja claro que siempre contarán con su apoyo "si las cosas se hacen bien". Eso sí, el ex presidente, que evita la primera persona para hablar de Béticos por el Villamarín (BxV), la plataforma a la que pertenece, se pronuncia en contra del intento de acuerdo con Lopera.

"Esto no es una lucha mía contra Lopera como pretenden algunos. En la administración del Betis ha habido un fraude de ley, y este fraude no es tolerable. No es una pugna personal, ni dos gallos de pelea enfrentados. Yo no quiero ser gallo de pelea, a mí lo que me queda es el cajón de madera. No voy a sacrificar el Betis por una guerra de Galera y Lopera. Esa equiparación con Lopera que está en los medios o en las redes sociales. Dicen que ni Galera, ni Lopera. ¿Pero qué tiene que ver Lopera con Galera? Somos distintos. Obedece a una estrategia de alguien", afirma el propio Galera para todos aquellos que apuntan al enfrentamiento personal como principal motivo de su negativa al acuerdo con Lopera.

Al ex presidente no le gusta la manera de proceder de los actuales dirigentes, Ángel Haro y José Miguel López Catalán, aunque anteponga los triunfos del Betis a cualquier discrepancia. "Lopera no sabe hacer otra cosa que el guante negro y los de ahora son más habilidosos, tienen mejor preparación y son de guante blanco. Socialmente no hay ningún problema, el único problema social es los que llegan a la presidencia y quieren pasar como los pacifistas que convocaron la Conferencia de Yalta. Yo estaré en mi sitio sentado cuando empiece la Liga, deseando que gane el Betis y deseando aplaudirles. No quiero que pierda el Betis, aunque eso afiance a los que mandan ahora, pero no nos gusta que estén haciendo la maniobra de quedarse con el Betis, repitiendo el escenario del 92 con otros tintes. Lo que quieren es quedarse el Betis. El Betis quiere llevarse el Betis. Los juristas, intermediaciones. Y Lopera, trincar el dinero. Un reparto justo sólo lo queremos nosotros", asevera Galera, que muestra su preocupación por la manera de dirigir el club: "No han gobernado bien en el aspecto económico-financiero, se han metido en el aspecto deportivo, han dejado a un lado la cantera con los fichajes de tantos jugadores. Se están cargando al equipo, a la cantera y al entrenador. Luego han creado un montón de puestos con unos sueldos altos... La palabra gobernanza del Betis es muy mala, no gobiernan bien. Hay muchos béticos que podrían ayudar, deberían hacer una junta consultiva de personas que supieran de esto".

¿Cómo sería ese reparto propuesto por Hugo Galera? ¿Por qué no le gusta el que aparece en el pacto que se pretende firmar con Lopera?. "Si se hace una distribución del 30% de las acciones, que serían las que saldrían a 120 euros, es conseguir que un 30% de las acciones sean silenciadas. Eso recuerda a 1992", expone Galera, que explica cómo sería su reparto: "Sería un acuerdo entre todos para distribuirlas entre los béticos de manera razonable. Se podría llevar a efecto con un grupo de trabajo compuesto por béticos de prestigio y entre asociaciones, en las que incluiría a los veteranos también".

Inevitablemente, durante este diálogo surge la figura de Adolfo Cuéllar, figura clave para entender todos los movimientos judiciales y accionariales de los últimos tiempos. "El director espiritual de todo es Adolfo Cuéllar, yo le tengo simpatía. Pero no estoy dispuesto a a que me dirija Adolfo Cuéllar porque nunca me he dejado dirigir por nadie. En las circunstancias actuales nos hemos manifestado de manera democrática, hemos marginado las presiones y hemos atendido las razones. ¿Cómo vamos a pagarle dinero a un individuo que presumiblemente se ha llevado dinero del Betis? Aquí no hay guerra social, nosotros mañana si lo hacen bien vamos a estar aplaudiendo. Lo único que hay es un grupo marginal, Lopera y sus asesores, que no representan nada. Estamos todos, salvo algunos que se han desmarcado, en que este individuo pague su presunta mala actuación en el Betis. ¿Qué es la paz social?, ¿dónde está esa guerra social?", dice Galera, que sí estaría dispuesto a un acuerdo, aunque con matices muy claros que ahora mismo no se cumplen: "Firmaría que él devuelva lo que le pida la justicia, la sentencia. BxV sería capaz de llegar a un acuerdo con Lopera si devolviese el aspecto económico, estaríamos dispuestos a levantar la situación para que no fuera a la cárcel. Luego, debería ofrecerse una fórmula que permitiera una dispersión de las acciones. Debería haber un acto único en el que estemos todos sentados, el Betis, PNB y los Juristas. Firmamos que Lopera devuelva lo que diga la ley y que Oliver se arregle con Lopera con lo que entiendan entre sí. Los que mandan metieron a Oliver para crear un conflicto jurídico. Son ellos los que han judicializado, metiéndose en un conflicto entre Oliver y Lopera en el que no debían haber entrado".

Y llega el turno de las presiones. De las recibidas por su grupo y también las que apunta sobre José Antonio Tirado, el presidente de PNB. "Claro que existe esa presión, le daría más fuerza al acuerdo si estamos nosotros, no es que seamos esenciales. Si no firmamos se dejarían algunas colas que no serían agradables para las otras partes. Además, saben que somos un grupo serio, que no flaquea y que es contundente a la hora de manifestarse. Eso les lleva a hacer presión. Pero nosotros no podemos diseñar una cafrada, no somos capaces. Lo digo con la honradez de una persona que está en la trayectoria final de su vida y que quiere pasar como una persona decente, que es lo que más me gusta de mi vida. El único que ha jugado a dispersar el Betis es Béticos por el Villamarín. A dispersarlo pero sin ánimo de gobernar", explica Galera, que justifica los cambios de opinión de PNB y su presidente, a la vez que entiende como loable su pretensión de atomizar el club: "Hay una plataforma a la que le tengo un respeto, que es PNB. El bético de base, aunque piense de manera distinta a mí, no puedo dejarlo a un lado. Pepe Tirado me parece un hombre competente, sería un hombre valioso para llevar la parte económica del club. Es culto, sensato… No enjuicio a las personas por cómo se portan conmigo sino por cómo las veo, y para mí es competente, pero lo que le han hecho es cortarle la hierba. Es un hombre preparado, crítico, inteligente y que conoce el Betis. Si yo por casualidad tuviese poder, Tirado debería estar en el consejo. Al frente de una plataforma como estaba se ha encontrado que si quería seguir dentro, lo liquidaban todo. Lo han coaccionado. Le dijeron que 'conseguimos todas las acciones que representas si no nos das el voto'. Ha tenido que defender algo que no siente en su corazón".

Y de nuevo Galera advierte de los peligros que puede traer para el futuro del Betis firmar el pacto actualmente propuesto. "Tirado tiene un objetivo que es cumplir con su gente, con la distribución. Pero ésta no es factible en los términos que él habla, pero sí lo es en los términos de los que están en el poder. Hacer una distribución de un 30% de las acciones, que serían las que saldrían a 120 euros, es conseguir que un 30% de las acciones sean silenciadas. Luego, una segunda vuelta en la que habría que ir a 400-450 euros por acción. Ahí un grupo de capital que hiciera una inversión con un contrato subterráneo que apoyase esa operación para luego fundir las acciones lograría un porcentaje importante para realizar una compra-venta posterior. Para mí es un peligro para lo que yo he defendido toda la vida. No hago las cosas por dinero ni tengo razón de hacerlas. Estamos en un escenario semejante al del 92, con pequeñas diferencias. Es quedarse con el Betis", dice.

A Galera, en las formas y en el fondo, le preocupa qué Betis quedará después de este proceso. "El problema estructural y fundamental del juicio es el fraude que se ha cometido con el Betis durante muchos años. No se puede decir que vamos a la paz, esto sería como un todo vale para el futuro. Hay que decir que el Betis hay que gobernarlo de forma honesta y honrada, y si no, no vale nada. Aunque tenga grandes amigos en la Federación o seas un empresario de éxito", sentencia el Catedrático, que deja claro su inapetencia de poder: "Algunos dicen que Galera quiere ser presidente y no es así. Que quede bien claro. Hace 20 años no digo que no hubiera reoptado a ser presidente, hoy día, no. Tengo ya 80 años y a esta edad no se está en condiciones, aunque conservo la mente clara y sigo trabajando por la mañana y por la tarde. Me siento satisfecho de lo que he hecho en el Betis, he sido honrado siempre. Lopera no puede decir lo mismo. Estoy seguro de que cuando muera me van a reconocer lo que hice".

Etiquetas

, ,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios