Ghost dogJezabel Team AmericaEl show de Truman

  • otras opciones

16.00. tcm moderno

Jarmusch, cineasta de pocos estímulos, morosidad narrativa y melancólica estilización, invocaba a fantasmas afines: el espíritu de Jean Pierre Melville, ajustado cronista de la fatalidad que hermana a todos los hombres a través de thrillers precisos y ascéticos: Círculorojo, El silencio de un hombre...; el de Wenders y su fantasmagórico ensayo sobre el negro (Hammet) y el de clásicos nipones que hablaron del recio código del samurai (Kurosawa, Kobayashi, Inagaki...). Junto a ellos completó este mecanismo trágico (de una violencia que busca ser catártica), cómico (el neoslapstick lánguido: Andersson, Kaurismäki, Ming-Liang) y musical (por el montaje y por la gran banda sonora de RZA) protagonizado por un espiritual asesino vinculado a un mafioso.

16.00. tcm clásico

El filme que supuso el arranque de la colaboración entre Wyler y Davis (que engendraría La carta o La loba). Escrita por Clements Ripley, Abem Finkel y John Huston, le dio a la Davis para levantar un nuevo Oscar (su segundo y último, el primero lo había ganado en Peligrosa) por su papel de rebelde y mimada jovencita sureña que termina tomando conciencia y sacrificando su vida por amor. La escena del vestido rojo: nunca el blanco y negro estuvo tan coloreado.

04.55. c+ comedia

Parker y Stone, las mentes tras la irreverencia minimalista de SouthPark, volvían a la carga con un filme receptáculo de todo su desprecio contra la hipocresía de Norteamérica como potencia mundial y sociedad del espectáculo. Es en la intersección de ambas críticas donde esta película, rodada con marionetas en la tradición sesentera de los Thunderbirds, brilla con luz propia: en la parodia de los universos del cine de Jerry Bruckheimer, ahí donde no hace falta exagerar, pues los originales ya parecen cómicos, y donde la mezcla de ficción y realidad más insulta la inteligencia de los espectadores. Parker y Stone, claro, fracasan en lo demás, pues pronto pierden la mesura y critican con ferocidad pero sin dar nada a cambio.

23.05. cuatro

El australiano Peter Weir (Picnic at Hanging Rock, The last wave), ya reblandecido de forma definitiva por la dinámica del cine estadounidense comercial, mezclaba comedia y drama con los desarrollos del fantástico-parabólico para proponer (hasta donde la convención deja margen) una crítica reflexiva en torno a los programas televisivos que mercadean sin pudor y con coartadas del todo inmorales con la intimidad de las personas. Guión de Andrew Niccol (Gattaca) que cuenta la historia de un realityshow que se ha dedicado a seguir la vida (creando de paso la realidad) de una persona, Truman (un Jim Carrey modesto y sólo impertinente), tipo que no sospecha el simulacro.

Domingo de carnaval HHH

20.10 dcine español

Un extraño en el... HHH

22.00 TCM clásico

La camioneta HHH

22.00 TCm moderno

Erin Brockovich HH

00.00 canal hollywood

¡Qué verde era mi... HHHH

06.00 c+ dcine

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios