Mejor solo que mal acompañado

  • José Mota, tras romper de forma temporal con Cruz y Raya, brilló en 'Ciudadano Kien' al igual que el vestido de Igartiburu

Todo está inventado en la noche más vieja y nadie quiere arriesgarse. Ni los que tienen que ganar, como La 1, que vive este día a costa de los supersticiosos y los conservadores de tradiciones catódicas; ni los que tienen poco que perder, como Cuatro, que hizo un maratón enlatado, trufado de autobombo. A José Mota, que hizo su programa de humor en solitario, sin la raya (o más bien la cruz) de Juan Muñoz, le salió un Ciudadano Kien inteligente y acertado. La duquesa de Alba emulando a Tata Golosa con Los micrófonos, la canción de Magdalena, la ministra, o Mariano, Esperanza y Gallardón como en la serie Perdidos, fueron algunos de los momentos antológicos del espacio de La 1, con más sátira política que en nocheviejas anteriores. Se ha ganado la renovación. Ciudadano Kien fue lo mejor del final de 2007 y de lo poco que hemos visto del 2008. Escenas de matrimonio, como en el resto del año, tuvo sus momentos, mientras que la pareja cuarentona daba las uvas en Zaragoza con aires siberianos.

Ay, aquellos dúos antiguos. Juan no estuvo con José, pero sí Josema, la mitad de Martes y 13, en Ciudadano Kien. Cuando el reloj pasaba de las diez se producía casi una alineación de planetas. Los Morancos también se asomaban a Canal Sur, a Menuda Nochevieja. La Nuestra sacó a sus humoristas de guardia, Paz Padilla y Manu Sánchez (los mismos que en Nochebuena), para ilustrar el refrito de Juan y Medio y sus niños. Antes de marcharse para las campanadas de Jaén, Menuda Nochevieja puso la mesa de gala para su teatrillo, extender el resumen musical y dar cancha a los místicos niños bailarines o cantores. Menuda cantera para Se llama copla. Desde Jaén se vivieron las campanadas más entusiastas, con Enrique Romero y Silvia Medina, con unos fuegos artificiales dignos de Eurodisney.

Ramón García se estrenaba en Antena 3, acompañado de Anabel Alonso, en una cuenta atrás desvelando los monumentos favoritos de los españoles. Ganó la Mezquita de Córdoba, contra todo pronóstico. Ramontxu, para no coger frío, se puso la capa. Su ex pareja, Anne Igartiburu, en La 1 y en La 2, volvía a intentar no pasar desapercibida, como con el tangazo de hace dos años. Para la ocasión se puso un vestido dorado brillante con toda la cintura al aire, lo que le daba una alegría al fabricante de Frenadol. A su lado, Antonio Garrido conducía con retranca para acompañar a los comedores de uvas en la mejor realización de la noche. Se despidió dando recuerdos a sus papás, en Sevilla.

Con la medianoche La 1 encarrilaba su especial, con sus desesperantes concursos en directo, con Garrido, la pluriempleadaEva González, Ainhoa Arbizu y un lacio Íker Lastra. Lo dicho, como todo está inventado para esta jornada, no había sorpresas en los cotillones. Antena 3 y Telecinco ofrecían una descarga de actuaciones musicales (algunas incluso del siglo pasado), entrelazadas con guiones de mala muerte. Cuatro ofrecía su zapping y La Sexta una versión especial de Sé lo que hicisteis que condena a las brasas a sus presentadores. En La 2, antes de las uvas, se ofreció un recopilatorio de Muchacada Nui que vino a demostrar su irregularidad y un divertido homenaje de Gomaespuma. Como en un rito, las imágenes del internacional Sol de Medianoche eran un oasis entre chunda-chunda y niñateo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios