Mirando atrás soñé

  • El libro 'Cuéntame, ficción y realidad' repasa la trastienda de la serie que aguardó 8 años en la nevera.

Comentarios 3

Hace exactamente 45 años que la familia Alcántara habría comprado el televisor que vino a cambiarles la vida, estrenándolo con el Eurovisión de Massiel, cuando a los españoles les bastaban victorias así para desempolvarse la grisura. Los Alcántara, en realidad, van a cumplir doce años en antena pero es como si hubieran estado toda la vida con nosotros. "Alcántara", un apellido elegido simplemente porque "sonaba bien". Cuéntame cómo pasó cumple hoy 246 capítulos tras 14 temporadas y es el único programa que en estos momentos supera los 4 millones de seguidores sin necesidad de artificios o triquiñuelas. Lo que daría RTVE por tener otros diez Alcántaras.

Se llama Cuéntame cómo pasó pero también pudo haber tenido otros nombres que ahora suenan romos: Así fuimos, Mirando atrás, Nuestro ayer, o Mirando atrás soñé, descartado porque la balada de Jorge Sepúlveda en realidad dice "mirando al mar soñé". El equipo directo del productor ejecutivo de Ganga, de ese albaceteño cabezón que es Miguel Ángel Bernadeau, tenía claro que el sueño del proyecto era transportar sus evocaciones infantiles, de contar la vida cotidiana familiar de una España que metió el acelerador del desarrollo y las convenciones. Cuéntame, ficción y realidad es un libro que acaba de publicar RBA y que reúne mucha trastienda e intrahistoria del programa más premiado de la historia audiovisual de España. La periodista Sol Alonso indaga en todo el proceso de gestación de un éxito que nadie contemplaba, y en los detalles que encierra cada protagonista. Teresa Peyrí fue captando con su cámara instantes de la evolución deSan Genaro, ese barrio de mentirijillas instalado en un polígono de Pinto aunque en principio los creadores propusieron grabar en una barriada madrileña. Los vecinos ni terminaron de escuchar la oferta.

El fallecido cineasta Tito Fernández, que llegó a apostarse un jamón a que la serie le sobrevivía, fue el impulsor de la idea de Bernadeau, que fue dando tumbos por despachos durante ocho años mientras grababan Los ladrones van a la oficina en Antena 3. El resto de la cúpula sigue firme: Eduardo Ladrón de Guevara, Patrick Buckley y Agustín Crespí, el que encontró de casualidad el disco de Fórmula V con el tema Cuéntame.

La vida de los Alcántara comenzó el 13 de septiembre de 2001, dos días después de los atentados de Nueva York. Con un planeta conmocionado, a la mañana siguiente se presentaba el primer capítulo. Un problema en los cables obligó a visionar la grabación sólo en color verde marciano. Aun así, con todos los inconvenientes amontonados, fue bien acogida por la crítica, como sucedió en su jueves de estreno. Y desde entonces es un rito. Los Alcántara, que tenían como meta 1975, andan por 1981. Y el deseo: llegar a 2001.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios