El director de TVE cree que la cadena ganará en producción

  • Javier Pons, más preocupado “por el liderazgo social” que por el de la audiencia

Comentarios 2

El director de los canales de TVE, Javier Pons, contempla optimista los meses de cambio radical que le sobrevienen a la corporación pública, con la supresión publicitaria aprobada por ley.  Pons interpreta que el tiempo que dejan libre los anuncios obliga a un “sobreesfuerzo”, pero “permitirá crecer en producción propia y poner el acento en aquellos elementos que nos hacen diferentes”, asevera Pons.

En relación al fin de la publicidad  en TVE,  el director considera que “es una oportunidad, lo que plantea la exigencia de crear nuevos espacios”.  “Ser una cadena pública  es una ventaja estratégica respecto a los demás canales y el no tener publicidad le va a hacer más daño a otros. A nosotros nos exigirá un esfuerzo creativo”, es una de las reflexiones que hace  Javier Pons. La cadena  pública ha iniciado la transición en la recién concluida la temporada, “cambiando los contenidos” y ajustando los presupuestos, en un periodo de liderazgo de la audiencia que se inició el pasado mes de diciembre.

 En ese sentido, el director de TVE señala que trabaja “más por el liderazgo social que por el de la audiencia, por la capacidad de repercusión que TVE ha tenido en la sociedad española”. Pons admite  que ha tenido “algunos tropiezos”, pero ha  podido llevar adelante lo que  se planteaba:  ser líderes indiscutibles, en especial en la parcela informativa. La principal satisfacción del director de TVE y de todo su equipo es “haber recuperado algo fundamental, que es la confianza de los ciudadanos en una información independiente y plural, que ha dejado de estar en el eje de la polémica”. 

Desde TVE se destaca en su balance de la temporada el éxito de la miniserie  23-F, que llegó a tener un 33,6% de cuota de pantalla y que ha sido el programa no deportivo más visto de la temporada. “Esto marca la tendencia de la recuperación en TVE de series sobre hechos históricos que era una de nuestras obsesiones, y hacerlas con el ritmo narrativo del siglo XXI. Son hechos que han impactado en los últimos años y creo que tenemos la obligación de hacerlas”, explica. El director de TVE también subraya  la “buena salud” ante los nuevos tiempos de series que llevan varias temporadas en antena, como es el caso de Cuéntame o Amar en tiempos revueltos. “No deja de ser una sorpresa que cada vez haya más capas de espectadores de todas las edades para series como estas”, argumenta. Para la próxima temporada continuarán las series históricas, como una miniserie basada en los hechos de los anarquistas en la Barcelona del primer tercio del siglo XX.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios