Dani Reus. 'Acapela', en #0

"Los grupos ya vienen aprendidos, lo que pedimos es espectáculo"

  • Este divulgador del 'soul' es el director artístico del 'talent show' de los grupos a capella. El programa sigue la estela de fenómenos como Pentatonix.

Procedente de una familia cubano-estadounidense, el artista Dani Reus es uno de los grandes divulgadores recientes de la música soul en España. Solista y director de coros, ha dado impulso a los grupos a capella, en línea con fernómenos de internet como Pentatonix. A raíz del éxito de este tipo de interpretaciones Movistar + ha creado el primer talent show español del género, Acapela, con Reus de director de la escuela y de los mentores. El espacio se emite los miércoles a las diez de la noche en el nuevo canal #0 de Movistar +.

-¿Le extrañaba que nadie se acordara hasta el momento de la musica a capella para crear un concurso de televisión?

-Sí, y la experiencia está siendo brutal. No me imaginaba que un programa como Acapela podría dar tantas emociones. Participan ocho bandas, de pop y rock, que hemos seleccionado entre un centenar de grupos. Cuarenta de ellos al menos era muy buenos, por lo que la selección fue muy difícil.

-¿Es una moda pasajera la de estos grupos?

-Ahora está de moda, pero puede tomar impulso para quedarse. Los grupos han evolucionado hacia la simulación de la música electrónica, la música disco. Pentatonix ha creado escuela. Cuando actúan en España las entradas se agotan a los minutos. Era necesario modernizar la música a capella, dar una vuelta de tuerca a esta música

-La clave está en las adaptaciones, en los covers, es una atractivo para el público.

-Cuando escuchamos algo que ya nos suena, conectamos mejor. Tenemos que innovar desde una música ya conocido. El programa añade la técnica del beatbox, la percusión, la caja de ritmos. Hay participantes que son capaces de simular cualquier tipo de ruido y dar ritmo a la canción.

-Decía que hubo muchos aspirantes muy buenos. Está claro que en su academia no se va para aprende a cantar.

-Los grupos ya vienen aprendidos de casa. Lo que pedimos es que con las posiblidades de la música a capella hagan un espectáculo. Si los espectadores siguen al detalle el programa irán comprobando la evolución en estos programas.

-¿Lo que escuchamos en Acapela es sólo voz?

-Sólo voz y os aseguro que hay efectos muy difíciles de hacer. No es pegarte el micrófono a la boca y hacer ruido. La voz es la única protagonista y cualquier fallo, cualquier efecto equivocado, te destroza una canción. La misión de los concursantes es en todo su espectáculo parezca que haya instrumentos, cuando es sólo voz.

-¿Cómo resume a sus ocho grupos participantes?

-Hay de todo. En edades y estilos. En Acapela queremos enseñar que hay muchos tipos de grupos. Pueden hacer cosas fáciles para ellos, pero les proponemos cada vez cosas más difíciles. Hay temas de rock fáciles, bailables, todo se complica cuando pides que se versione un tema de la movida madrileña.

-Como gran valedor de este tipo de música ¿le gustaría que diera el salto a un canal en abierto?

-Particularmente estoy feliz que sea en #0, que es donde creo que ha estar Acapela. Aquí, sin mirar los índices de audiencia, disfruta de un punto de calidad e innovación. Al ser una cadena joven ha apostado muy fuerte por este formato.

-¿Cómo son sus encargos?

-A cada participante les doy una canción, que puede ser adecuada para ellos, pero no cómoda. La intención es ponerlos a prueba, que experimenten. Los grupos pasan por la escuela y nuestros mentores ayudan a dar forma, a crear la puesta en escena.

-¿Quién decide en las galas?

-Un jurado experto formado por una profesora especializada, Raquel Soto; Juan Pablo de Juan, director del coro de voces graves de Madird; e Isaac Ordóñez, productor musical.

-¿Cómo está reaccionando el público?

-Muy bien. Puede ser un detonante para esta música en España. Son sólo seis entregas, además. No es un concurso interminable.

-¿Saldrán de aquí vocaciones entre los jóvenes para imitar a las bandas que participan?

-Es una idea para el público. La formación coral te ayuda, pero no es imprescindible. Para un grupo a capella hay que saber llevar el tiempo y hay gente que les sale natural. En nuestro concurso el mínimo es cuatro miembros y el máximo doce. Y tenemos amigos, familiares, compañeros de piso...

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios