"Tengo el récord de haber vaciado un chiringuito de la costa en diez minutos"

  • La actriz, que comenzó hace 11 años en el género del monólogo, regresa hoy con la nueva temporada del programa de La Sexta

El teatro abre de nuevo sus puertas y El club de la Comedia llega esta noche con su tercera temporada a La Sexta. Victoria Abril o Lydia Bosch se estrenan como monologuistas en este espacio producido por Globomedia que contará en esta andadura con 8 entregas y 36 monólogos. La segoviana Eva Hache vuelve a ser la conductora.

-La Sexta recuperó El club... y se comprobó que el público no estaba saturado de monólogos.

-Hubo un momento que se podía decir que el género estaba en un estado saturante, se repetía a sí mismo. Pero al aumentar el número de los monologuistas se ha dado con el quid de revalorizarse con la marca personal de cada cual. No es cuestión de imitar a los yanquis. Como un puchero, es más bien hacer cada uno una fórmula propia.

-¿Cómo trabaja su hilo conductor, sus minimonólogos?

-Yo lo llamo mis cachitos. Los disfruto mucho. Son importantes para descansar de un monólogo y dar paso a otro. Me suelen pasar los guiones una semana antes y me da tiempo de malearlos, de discutirlo con ellos, de elegir un cierre diferente. Escribir un monólogo para otro es un trabajo también bonito, como llevar a tu terreno ese texto que han escrito para ti.

-¿Ha encontrado la clave para que los monólogos impacten siempre? -No hay claves concretas. Hay que ser muy disciplinado para que ese texto parezca improvisado, para que el espectador diga "eso lo podía contar yo". Esto es como una canción, con su cadencia, sus silencios. Y ahí entran las pausas, las prisas...

-¿A quién admira de este género? -A muchos, no podría casarme con nadie. Pero me gustan, más que por los chistes por la interpretación, Goyo Jiménez, Luis Piedrahieta o Berto Romero. Cada uno representa estilos distintos. Me gusta también Sara Escudero, que ha ganado el último certamen.

-Sobre Goyo, Berto o Piedrahita, tienen esa vis cómica que sólo con su presencia ya el público se predispone a pasarlo bien.

-Que seas ya conocido ayuda muchísimo, a que te oigan con atención, a que te tengan respeto...

-¿Cuando usted no era conocida, sintió esa falta de respeto?

-Sí, sí. Tengo el récord de haber vaciado un chiringuito de la costa en diez minutos al empezar una actuación. Yo empecé en los monólogos en 2001. Estudié filología inglesa y hacía teatro tradicional. Salir en televisión te da mucha fuerza para salir adelante.

-¿Graban los programas con una o dos semanas de margen para aprovechar la actualidad?

-Para sacar punta a la actualidad está mejor El intermedio, que lo hacen muy bien. El club de la Comedia es un programa que incluso gana en las redifusiones. A nuestros monólogos no le hacen falta la actualidad, aunque haya alguna alusión.

-¿Cualquier actor vale como monologuista? ¿hay comediantes que se han despedido tras debutrar en su programa?

-Esto es más complicado de lo que parece. Cualquiera no sabe contar chistes ni tampoco contar un monólogo. Hay actores consagrados que lo han pasado mal al compararse con los profesionales de este género. Aquí les ayudamos mucho y algunos han salido victoriosos e incluso han repetido. Cristina Higueras, por ejemplo, me ha parecido un descubrimiento muy bueno. María León también participa en esta temporada. Ernesto Alterio mola y Victoria Abril tiene una disposición muy valiente.

-¿Se puede hablar de cualquier cosa en un monólogo?

-Se puede tratar cualquier tema con tacto y humor. Hay que saber hacerlo. En el monólogo nos cabe todo, con perdón.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios