La rutina de la pandereta

  • La dimisión de Inés Alba al frente de Canal Sur Radio y Televisión no supondrá ningún cambio en la parrilla pese a la desafección de la audiencia

Dos de los participantes del programa nocturno de los sábados en la autonómica andaluza, 'Yo soy del Sur'. Dos de los participantes del programa nocturno de los sábados en la autonómica andaluza, 'Yo soy del Sur'.

Dos de los participantes del programa nocturno de los sábados en la autonómica andaluza, 'Yo soy del Sur'. / rtva

Comentarios 8

La innovación y el servicio público vocacional no han marcado precisamente la trayectoria de la saliente directora de contenidos de Canal Sur Radio y Televisión, Inés Alba, que abandona el cargo por motivos personales. Su relevo, Pilar Vergara, hasta ahora directora de antena, no está llamado a reformar una parrilla que sigue en mínimos de audiencia. Canal Sur no llega al 9% y desde la semana entrante aguardan diez noches dedicadas al Carnaval de Cádiz, una cobertura con cierta ambición que, sobre todo si se observa desde la olvidada Andalucía Oriental, es excesiva. El Carnaval maquillará con décimas el mes de febrero.

La RTVA no va a cambiar con el cambio en su directiva, por lo que el folclorismo facilón, los contenidos dedicados a los personajes del corazón (Vaya tela, el nombre lo dice todo) y espacios de dudosa efectividad como Menuda noche seguirán en antena por los siglos de los siglos. Juan y Medio, el productor más contratado y el presentador más pagado, seguirá a sus anchas. Una cúpula femenina y que se entiende que debería de ser combativa en su feminismo, no le movió ni un pelo del bigote por el asunto de la falda cortada y ante la respuesta chulesca del conductor vespertino. El resto de contenidos son de productoras de ex directivos de la casa. Sí, todo queda en casa para un prime time realmente rutinario: un culebrón colombiano, los gordos de La báscula, los cantantes de Yo soy del Sur y Original y copla, la cámara oculta que clama al cielo de Gente maravillosa o los Andaluces por España como si vivieran en Marte... Por los siglos de los siglos.

Nada va a cambiar en Canal Sur con un director provisional perpetuo que va a cumplir cinco años en el cargo, Joaquín Durán, respaldado por acuerdo entre PSOE y PP que ya han trasladado a la futura RTVE. La baja de Inés Alba no va a cambiar por supuesto en nada como saben en una desmotivada plantilla, y la autonómica proseguirá su cansina marcha a ritmo de pandereta mientras la radio desciende en un EGM que suele tener veredictos blandos sobre las audiencias radiofónicas lo que llevaría a interpretar sus cifras de manera más dramática. Con unas mañanas perdidas desde hace años (escojan ustedes entre Toñi Moreno y Ana Rosa Quintana o Susanna Griso), y unas tardes encapsuladas en lluvias de otoño, siguen siendo los informativos los que aún mantienen cierta influencia y prestigio (en eso al menos han ganado las mañanas). Canal Sur perdió buena parte de su sitio en la TDT. Eso sí, en línea con el resto de las autonómicas. Si repasan sus parrillas son frustrantes porque sobre todo desaprovechan su potencial de proximidad. Y proximidad no es sólo poner una cámara en la calle de abajo, es preocuparse por la vida de los vecinos de esa calle.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios