La India pide paso en las pasarelas

Bhumika Arora

Bhumika Arora Bhumika Arora

Bhumika Arora

En las últimas décadas pocas son las modelos indias que han conseguido hacerse un sitio en las grandes pasarelas. Bhumika Arora aterrizó hace dos años en la Semana de la Moda de París y, desde entonces, es uno de los rostros más demandados por los grandes diseñadores.

Sus rasgos exóticos, sus pobladas cejas y su mirada penetrante se convierten en su mejor carta de presentación. Pero Bhumika es mucho más que una cara bonita. Con un MBA (Master in Business Administration) bajo el brazo podría trabajar como responsable de Recursos Humanos de cualquier empresa, aunque ella siempre miró de reojo al mundo de las pasarelas, teniendo como referente a las ángeles de Victoria's Secret; Alessandra Ambrossio y Adriana Lima.

Su estatura, su complexión delgada y su mirada "de chico" jugaron en su contra durante su infancia, tanto que le hicieron creer que era demasiado fea como para pensar en el mundo de la moda. La visión conservadora de sus padres, que veían las pasarelas como algo demasiado frívolo, tampoco le fue de gran ayuda.

Pero cuando Bhumika dejó su ciudad natal, Karnal, para estudiar en la universidad de Chandigarh, un mundo de posibilidades se abrió ante ella. Fueron unas amigas las que decidieron mandar los selfies de Arora a un periódico local. Aquellas fotografías no pasaron por alto para uno de los responsables de fotografía, que se brindó para hacerle su primera sesión profesional. Fue entonces cuando tanto Bhumika como su familia se dieron cuenta de que podía tener un sitio en el mundo de la moda y se mudó a Nueva Delhi, donde comenzaron nuevas oportunidades. Aunque realmente su salto internacional llegó de la mano de la Society Management, después de que ella enviara su currículum dispuesta a probar suerte en las grandes pasarelas.

Los primeros que le dieron una oportunidad fueron Dries van Noten y Viktor & Rolf, con los que desfiló en la Semana de la Moda de París en 2013. Casi de inmediato llegaron los desfiles para grandes como Kenzo, Cavalli, Emilio Pucci, Balmain o Alexander Wang. Con este último se hizo notar en la última Semana de la Moda de Nueva York, mientras que con Balmain vio cumplido uno de sus sueños cuando logró conocer a las supermodelos Alessandra Ambrosio y Adriana Lima, esas mismas a las que intentaba copiar cuando era solo una niña.

A pesar de que en el mundo de la moda la juventud es uno de los valores más preciados, a sus 27 años Bhurmika considera "una ventaja" estar más cerca de los 30 que de los 20 porque todo lo que hace lo realiza de una manera mucho más pausada. Se siente satisfecha de tener una "mente equilibrada" y seguramente por eso su nombre no pasará de forma efímera por la vorágine de la moda.

Artículo publicado en Diario de Sevilla (I. Brea)

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios