El 'low cost' vs la artesanía

Crisis, también en la moda flamenca

Diseño de Pilar Vera en la anterior edición de Simof. Juan Carlos Muñoz. Diseño de Pilar Vera en la anterior edición de Simof. Juan Carlos Muñoz.

Diseño de Pilar Vera en la anterior edición de Simof. Juan Carlos Muñoz.

Aunque este sector lleva años resistiendo los efectos de la crisis, desde 2010 empezó a notar con fuerza una caída de la demanda, sobre todo de trajes de flamenca para las fiestas que arrancan en Andalucía con la Feria de abril.

Pilar Vera, la presidenta de la Asociación de Diseñadores de Moda Flamenca de Andalucía, ha explicado que las perspectivas del sector son un "poco crudas", aunque de momento las tiendas en general aguantan abiertas, pero ha disminuido el empleo de refuerzo de temporada por la menor demanda de trajes de flamenca para las fiestas de primavera.

Frente al traje de flamenca artesanal, que implica un mayor coste y su precio oscila entre 600 y 1.200 euros, se está abriendo paso el "low cost", que se adquiere en tiendas no especializadas por unos 100 ó 200 euros. Aunque siempre se han podido comprar vestidos de flamenca a un precio económico, esto no afectaba a las clientas de diseñadoras que buscaban más calidad y un traje hecho a medida, pero la crisis ha atraído incluso a las clientas más exclusivas hacia el 'low cost'.

A pesar de ello, los diseñadores de moda flamenca no se arrugan e intentan acoplarse a los tiempos abaratando las colecciones sin merma de la calidad pero con un menor coste de las materias primas, como encajes y otro tipo de adornos, ha indicado Pilar Vera.

En definitiva, apuestan por "reinventar el traje" de flamenca, aunque seguirán "peleando" y buscarán formulas para mantener la calidad en los vestidos y los diseños, según la diseñadora sevillana.

"No podemos competir con el 'low cost' porque no hacemos producción en serie", ha apostillado Vera, ni con la economía sumergida, que siempre ha existido en este sector, pero que ahora se ha convertido en "economía de supervivencia" para muchas familias. De hecho, las modistas que confeccionan trajes a medida de las clientas no son ajenas a la crisis que atraviesa el sector y han visto bajar los pedidos de vestidos de flamenca.

Los complementos de flamenca (pendientes, flores, collares, pulseras, mantoncillos y peinetas) son uno de los grandes perjudicados sobre todo por los copias que se venden en los bazares chinos que abaratan mucho el producto y también porque muchas mujeres optan por reciclar los adornos.

En general "se visten menos mujeres de flamenca, más barato y se opta por reciclar los vestidos de años anteriores", ha resumido Vera, quien también ha apuntado otro fenómeno como la suspensión de muchas ferias de los pueblos de Andalucía por falta de presupuesto como consecuencia de la crisis económica.

Los desfiles de moda flamenca, que son el escaparate del sector, también han notado los efectos de la crisis con un descenso del número de pasarelas que se celebran durante el año, aunque han aparecido otras más económicas para que los diseñadores presenten sus creaciones.

La pasarela de mayor repercusión en Andalucía es el Salón Internacional de la Moda Flamenca SIMOF, que se celebra a principios de año en Sevilla, y en esta edición ha contado con un veinte por ciento menos de desfiles que en 2012.

La presidenta de la Asociación de Diseñadores de Moda Flamenca de Andalucía ha pedido a las instituciones que promocionen fuera de España y pongan en valor la moda flamenca, el único traje regional cuyas tendencias cambian cada año, sin que "les dé vergüenza reconocer el volante y el lunar como un valor", porque en ella se inspiran grandes modistos internacionales.

EFEstilo

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios