Segundo día de Simof 2016

Flamencas del pasado

Flamencas del pasado Flamencas del pasado

Flamencas del pasado

La segunda jornada del Salón Internacional de la Moda Flamenca (Simof) comenzó a las once de la mañana con el Certamen de Noveles organizado Instituto Andaluz de la Juventud de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales. El programa ‘Desencaja’ premió al sevillano Luis Fernández por una colección inspirada en la mujer romana y su vestimenta bajo el nombre ‘Habemus flamenca’.

Por la tarde abrió la pasarela Arte y Compás con ‘Mis flamencas vintage’, y de nuevo vimos a flamencas del pasado, de los años 50, 60 y 70. La diseñadora Ana Rocío Silva, que aprendió a coser a los 12 años, mostró trajes de neas, con volantes de capa, fruncidos que otorgan vuelo a las faldas de talle alto. El mantoncillo cobra protagonismo sobre trajes color albero, granate y negro, además de darle rienda suelta al estampado. Flamencas desde Algeciras trajo ‘Maralva’ (la mezcla de su nombre María, y el de su hijo Álvaro) que evoca al mar durante el amanecer. Cortes románticos y aires elegantes en blanco, negro, rosa empolvado, azul y ocre.

Desde Córdoba Trinitrán vistió a las flamencas ‘De arriba abajo’, y no es sólo el nombre de la colección, sino que su propuesta da un paso más y facilita a las flamencas un ‘total look’. Dedicado a flamencas informales, regala vestidos de raíces flamencas, camisas con botones, faldas, pantalones con carácter elegancia y fuerza. Las camisas son una auténtica obra de arte con detalles de encajes y bordados, de telas naturales como hilo y lino. Junto a ellas mantones y flores de seda teñidos y montados a mano. Francisco de Goya volvió a visitar la pasarela Simof a través de sus majas y goyescas como en su obra ‘La Gallina ciega’. Ana Morón reivindica lo castizo a través de hombros con madroñeras, pedrería y cordón de seda, bordados florales, flecos o volantes. En patrones toma importancia el volumen de los hombros y la cintura, y los volantes son siempre diferentes. En los tejidos sedas y guipures multicolores dan a cada traje un toque ‘chic’ y original.

Pasadas las siete de la tarde María de García vestía a sus flamencas con ‘Culpables’, basada en un concepto minimalista y acorde con las influencias de la moda. Una mujer cómoda pero a la vez centro de atención. Líneas rectas que desembocan en grandes volantes y gran presencia de trajes de dos piezas, con camisas amplias y llenas de cortes. Desde Granada Antonio Manuel Guitérrez impregnaba de ‘Amor amargo’ la pasarela de Fibes, homenajeando a la figura del universal granadino, Federico García Lorca. El diseñador ha elegido cinco obras de amor del poeta que reflejan el amor que él siente por la moda. El duelo, la masculinidad, el campo andaluz y la voz femenina silenciada crea una flamenca clásica que desea romper el luto con fuerza. Volumen en las faldas, escotes en las espaldas, cortes de los años 20 y 30 con el talle en la cadera. Destaca la parte más romántica de la colección en tonos pastel con tejidos estampados entre los que sobresale la estrella granadina tan usada en la azulejería de Granada. Francisco Molina González, que sustituyó a modelos por bailarinas, presentó ‘Molina 2016’, trajes de inspiración campera, para la feria de tarde y por último para la noche glamurosa y elegante llenos de transparencias. Tres conceptos bajo una filosofía en común: desde la fantasía de la pasarela, Molina atiende a la funcionalidad de la moda flamenca en ferias y romerías.

La esperada Cristina García llenó de ‘Silencio’ el penúltimo desfile de la tarde en Simof. Una colección extremista que como punto de partida toma una ciudad a oscuras y en silencio que se transforma y convierte en ruido, bullicio y excesos. Dos extremos en los que la diseñadora muestra un abanico de posibilidades para las flamencas. La colección es la fiesta particular de la diseñadora en una mítica discoteca de Nueva York, con música de ayer y hoy y mucho, mucho ruido. Escotes que casi dejan entrever lo prohibido, volumen infinito y texturas que envuelven y resbalan sobre la figura femenina. En colores binomio de azul y negro al principio y explosión del arcoíris al terminar.

De forma muy distinta terminó la jornada de Simof de la mano del diseñador sevillano Javier García y sus ‘Flores a ella’. Su colección, basada en una adaptación de la historia clásica con una proyección propia actual, se inspira en las fiestas de Andalucía en las que el clavel es un elemento clave. Ya hemos visto guiños a esta flor en varias colecciones de esta temporada. Los colores clásicos forman parte de la inspiración de la colección: el rojo como estrella, negros de las mantillas y las abuelas de roete, blancos de las paredes encaladas de los pueblos, morados y verdes de la Semana Santa y grises y platas para las sombras. De nuevo vemos complementos de hojalata y metales, la guinda para las flamencas de este 2016.

Laura Liñán

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios