Tendencias de primavera

Tendencia rescatada: alpargatas

Estas cómodas zapatillas utilizadas para el trabajo en el campo han dado el salto a los armarios más refinados. Estas cómodas zapatillas utilizadas para el trabajo en el campo han dado el salto a los armarios más refinados.

Estas cómodas zapatillas utilizadas para el trabajo en el campo han dado el salto a los armarios más refinados.

Antes herramienta de trabajo, ahora tendencia, lo cierto es que las alpargatas "pisan fuerte" en cualquier terreno. Las esparteñas tienen su origen, al parecer, en la sandalia egipcia y existen documentos del siglo XIV que ya se refieren a ellas.

Soldados, curas, agricultores y mineros las han usado aprovechándose de su pragmatismo y comodidad. También forman parte de la tradición de algunos países de América del Sur, como Argentina, donde se aludió a ellas en los lemas peronistas a favor de las leyes laborales como "Libros no, alpargatas sí". En los años 70, diseñadores como Yves Saint Laurent transgredieron el origen humilde y labriego de la alpargata y la introdujeron en los vestidores más refinados; en la actualidad, Burberry, Tory Burch y Armani las incluyen en sus colecciones.

En la gran pantalla, Grace Kelly y Scarlett Johansson se han paseado con ellas y en películas como "Jamón, Jamón", de Bigas Luna y "Volver", de Pedro Almodóvar, se pudo ver a la Penélope Cruz más castiza calzada con alpargatas negras y con lazos.

Diseñadores internacionales acuden a firmas españolas para inspirarse en la creación de nuevos modelos de alpargata acordes con los mandatos de la alta costura; Yves Saint Laurent encargó a la popular casa Castañer la primera alpargata con cuña de la historia y, desde entonces, la marca española ha seducido a otros diseñadores como Louis Vuitton y Chanel e incluso crea alpargatas para novia.

Lo que distingue unas alpargatas de otras son los detalles. Las más aclamadas en las pasarelas incluyen pedrería y encaje, como las creadas por Valentino, mientras que en España, se rematan con producto nacional, como la firma Payma, que personaliza las alpargatas con elegantes motivos de piel de Ubrique (Cádiz), trabajadas por artesanos.

También hay quien experimenta con nuevos materiales, como el grupo Paez, muy responsable con el medio ambiente, que ha creado la "alpargata 3.0". Ha sustituido la suela de esparto por una composición de caucho y goma más flexible y ha redondeado el contorno para evitar el desgaste y así conseguir un producto más duradero.

Calzados Pilmer, en La Rioja, ha conservado el proceso artesanal en la producción de alpargatas, aunque en algunas fases se ayudan de máquina cosedoras. Pilmer exporta a países como Australia, Nueva Zelanda, Japón, México y Tailandia; los "mejores" clientes, en Europa, son Italia, Alemania y Suiza, quienes asocian el salto de las alpargatas a la moda urbana con un precio "asequible" que convierte a este calzado en un complemento "para todos los bolsillos".

EFEstilo

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios