Un repaso por la evolución del traje de baño femenino a lo largo de la historia

La evolución del traje de baño femenino

Mujer en la playa en 1910. / ARCHIVO Mujer en la  playa en 1910. / ARCHIVO

Mujer en la playa en 1910. / ARCHIVO

Desde 1890 hasta pasada la generación 2010, los modelos, estilos, formas y colores de los bikinis en el mundo han sufrido todo tipo de variaciones.

¿Te imaginas poder lucir en las playas de hoy en un día un bikini de 1910? Hoy, Academia Play, la plataforma líder en aprendizaje y entretenimiento multimedia con más de 100 vídeos realizados en un año, presenta “La Evolución del bikini en 10 etapas”.

En él, se pueden apreciar los diferentes estilos acorde con las tendencias de moda de cada época:

1890: Vestido con falda y hombreras, bombachos y sombrero a juego. Las mujeres hicieron todo lo posible para mantener una apariencia recatada.

1910: El diseñador Carl Jantzen creó el primer traje de baño anatómico que consistía en un modelo de dos piezas de camisa de manga corta y pantaloncito hasta la rodilla.

1930: Se comienza a enseñar más el cuerpo. Aparecen los escotes con tirantes y los pantalones empiezan a ser considerablemente más cortos.

1940: El bikini propiamente dicho nace en esta década (1946) de la mano del francés Louis Reard. Aun así, enseñar el ombligo todavía era considerado tabú.

1950: Nace el fenómeno Pin Up. El Vaticano considera los bikinis pecaminosos y este polémico traje de baño también fue prohibido de los concursos de belleza en todo el mundo.

1960: Año de la consolidación del bikini como un hito revolucionario y gran avance social. El revolucionario libro de Betty Friedan The Feminine Mystique inspiró enormemente al movimiento feminista.

1980: Es la década en la que aparecen provocativos trajes de baño de gran altura que alargan las extremidades.

1990: La braga del bikini por encima de la cadera sigue siendo muy popular.

2000: En el siglo XXI desaparece la moda ochentera de tangas y bikinis de braga por encima de la cadera. El bikini más característico es el que se anuda con un lazo. ¿Qué será lo siguiente?

Actualidad En nuestros días la tendencia dicta que es posible la convivencia perfecta entre dos piezas y, además, bañadores, que cada día se imponen más también entre el público joven.

Agencias

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios