Televisión

“Love is in the air”, en Maestros de la Costura

  • Maestros de la Costura se superó en emociones con la visita de los familiares de los aprendices. Un taller bañado en lágrimas, incluso las del jurado y la presentadora, y que terminó con el adiós de Pa

El jurado: Lorenzo Caprile, Maria Escoté y Palomo Spain El jurado: Lorenzo Caprile, Maria Escoté y Palomo Spain

El jurado: Lorenzo Caprile, Maria Escoté y Palomo Spain

“Hacía ocho o nueve años que no lloraba”, llegó a confesar con una risa entrecortada Alejandro Palomo, mientras Caprile y María Escoté hacían lo propio. De principio a fin, con un leve intermedio en la prueba por equipos, las lágrimas no dejaron de fluir con la visita de los familiares, su recuerdo y la despedida de Pa.

En el inicio del programa los concursantes tenían un mensaje de su familiares grabado en una tablet, algo que desató ya la emoción nada más empezar.

Después se fueron a la sala externa al taller y uno a uno fueron saliendo, al pie de la escalera del taller encontraban a uno de sus familiares.

Un río de lágrimas

Las lágrimas no tardaron en llegar… a mares. Si un encuentro era especialmente esperado era el de Mahi y su padre, pues la aprendiz, después del mensaje grabado, había manifestado que nunca había visto a su padre “orgulloso” de ella y “ahora parece que sí lo está”, comentó. “Ver que confía en mí, que no soy una lerda, me hace muy feliz, por eso quiero darle las gracias al programa”.

Cuando Mahi y escuchó de su padre decir que, a pesar de que él consideraba que lo que había elegido no lo pensaba que era una profesión de futuro, “ella ha tenido la valentía de decidirse por la costura. Y nunca un padre ha estado tan orgulloso de su hija”,  una emoción que contagió a todo el plató.

Mahi sorprendida solo pudo decir: “Nunca te había visto llorar, papá. Sé que has pensado que he perdido el tiempo, pero te quiero mucho, papá, más que a nadie. Te admiro mucho y ahora estoy muy contenta”, dijo la concursante bañada en lágrimas, un reflejo del llanto que desató en el resto de los concursantes y jurado, imposible de contener, en un momento de ternura y emoción muy especiales, que con su habitual espontaneidad Mahi supo aderezar con un: “Pero ¿quién te ha ‘pelao’?”, en alusión al corte del pelo de su progenitor.

Palomo aprovechó para recordar que a él sus padres le habían apoyado “mucho, pero el resto del mundo me miraba y decía: dónde vas tú niño con tantas moscas”.

El amor está en el aire en Maestros de la Costura

Alicia se fundió en un fuerte abrazo con su madre, su compañera de costura y su “maestra” antes de entrar en el taller.

Antonio tampoco pudo contener la emoción de ver a su mujer y Jaime fue el único que, como dijo Raquel Sánchez Silva, tuvo visita doble, su esposa embarazada de su segundo hijo. “No te nos pongas de parto con la emoción”, se oyó decir al jurado. Un momento muy feliz para ambos, que declararon que, a pesar de la distancia en este momento especial, “merecía la pena”.

Divertido y emocionante también fue el encuentro de Eduardo y su madre, que iba vestida con uno de los diseños de su hijo, al que aprovechó para reñir y dar “carta blanca” a Caprile. “Caprile me lleva por el camino de la amargura”, dijo el concursante. “No te van a dejar hacer las cosas a tu imagen y semejanza. Es que por donde mete la cabeza, tiene que meter el cuerpo”, dijo su madre que arrancó las sonrisas del jurado.

La abuela de Eduardo fue quien le remitió el mensaje por tablet, un detalle que hizo que le saltaran las lágrimas. “Te quiero mucho abuela. Mi abuela siempre me ha apoyado. Mis padres tienen un restaurante y no querían que fuera abogado como el padre de Mahi… querían que fuera camarero”.

Una pareja divertida y muy complementada en la que la madre parecía querer hacer una sencilla trampa, a lo que su hijo responde: “Aquí no se puede hacer trampas”, dice Eduardo, “Ay, pues iba a cambiarlo”, comenta la madre. “Ves como he salido a ella”, justificó entre sonrisas Eduardo.

La visita de la tercera hija de Pa le hizo darse cuenta de lo mucho que echaba de menos a su familia. Una emoción que hizo que la fallara la concentración durante las pruebas. Su habitual pericia se transformó en una mente y unas manos con falta de concentración, que al final le hicieron emprender el camino a casa.

Luisa y su marido se fundieron en un beso que le llevó a Caprile a decir: “Luisa, que estamos en horario infantil”. “Ay, que te quiero yo hijo”, se escuchó de labios de la concursante al dirigirse a su marido.

Después de 25 años de casados la jerezana confesó: “sigo queriéndolo igual”, a lo que Palomo añadió con su acento andaluz: “Se nota, hija. ¡Qué suerte!”.

Un Caprile emocionado comentó: “Os veo con vuestras familias y entiendo vuestro estilo y vuestra manera de hacer las cosas”.

El amor, la familia, el cariño entre los concursantes estaba tan en el aire, tan a flor de piel que incluso Eduardo cogió a Alicia por los hombros en un abrazo y la dio un beso. Algo impensable hace unas semanas.

Toque internacional

Maestros de la costura empezó con un toque internacional con una prueba de trajes típicos de distintos países y la llegada de Alvarno, la costura que llegó desde París hasta instalarse en Madrid, pues su dúo creativo, Álvaro Castejón y Arnaud Maillard, se conocieron en los talleres de Karl Lagerfeld.

El dúo creativo explicó a los aprendices que para dedicarse a la profesión hay que tener mucha “energía, tenacidad, trabajo, paciencia, respeto y amor por la costura”, además de ser muy exigente con “vosotros mismos”.

La prueba en la que guiaban a los concursantes consistía en realizar trajes típicos de distintos países: México, China, Rusia, Marruecos, Japón, Tirol e India.

Un trabajo en el que Alicia parecía muy tranquila haciendo su propuesta de vestido de China “pero la procesión va por dentro”.

Antonio fue el mejor con su propuesta de vestido mexicano, compleja, con varias piezas, que consiguió terminar. “Me encantan tus palabras tanto si son buenas como si no, claro que me gustan más cuando son positivas”, dijo el aprendiz a Caprile que ante las quejas de Eduardo,  le espetó “pareces un bolero, Eduardo”.  “Me encantó conocer a tu madre, que me ha dado carta blanca para reñirte”, le indicó Caprile.

Durante la valoración de la prueba reconoció Palomo que, en un momento en “el que estáis tan contentos al haber visto a vuestras familias, me sabe fatal reñiros”.

Mientras que Alicia, por primera vez, reconoció que no sabía de costura “tanto como pensaba” al como pensaba al cometer un error de principiante”

La prueba de grupo para hacer un vestido a dos importantes influencers, Miranda Makaroff y Paula Ordovás, y la de eliminación confeccionando prendas de moda sostenible de redes, botellas o deshechos a partir de las indicaciones de Ecoalf, fueron el golpe definitivo para que Pa abandonara el programa, momento en el que todos los concursantes acabaron llorando, además del jurado, especialmente Caprile que se fundió con la aprendiz en un fuerte abrazo de despedida.

“Ha sido precioso ver tu evolución desde una costura casera hasta llegar al nivel que tienes hoy”, le dijo el modisto.

“He disfrutado mucho de esta experiencia única y me llevo amigos para siempre”, dijo la aprendiz.

Un momento de emoción, Maestros de la Costura se va quedando sin concursantes y el objetivo se ve cada vez más cerca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios