Ser (ACB) o no ser

  • El Betis, último, recibe a la Penya, penúltima, en un duelo clave para seguir soñando con la salvación

  • Booker en los locales, y Conger en los visitantes, novedades en el choque

Ser (ACB) o no ser Ser (ACB) o no ser

Ser (ACB) o no ser

último contra penúltimo. Ser o no ser. Tensión, nervios, miedos, fichajes de estreno... Al guión no le falta de nada para que un simple partido de baloncesto se convierta en un thiller. Y es que cualquier cosa puede pasar en un encuentro en el que a uno y al otro sólo le vale ganar no ya para agarrarse al sueño de la salvación, sino también para esquivar una posible liquidación por anticipado que podría suponer un descenso. Mucho se juegan, por tanto, Betis Energía Plus y Joventut. Dos históricos de la ACB en horas bajas. Muy bajas. Por los suelos. Salir del fango, o al menos no hundirse antes de tiempo, requiere para uno y otro reencontrarse con un triunfo que echan de menos desde hace tiempo. El conjunto sevillano encadena ya seis tropiezos mientras que los verdinegros suman ocho derrotas seguidas. En San Pablo, uno cantará bingo.

Un duelo de tantas urgencias estará marcado por algún pequello detalle, pero ¿cuál? A saber. Porque Booker, en los locales, o Conger, en los visitantes, pueden ser capaces de convertirse en el factor diferencial en sus respectivos equipos al no venir contaminados por esa dinámica perdedora, pero quizá en los verdiblancos reluzcan de nuevo los puntos de Kelly y Schilb, en los catalanes un viejo conocido por estos lares como Jerome Jordan se lleve el duelo bajo los tableros, que viejos rockeros como Sergi Vidal quieran seguir peleando o que un novato que va a más como Nelson vea el aro como una piscina y marque las diferencias desde el triple. De todo puede pasar. La irregularidad de ambas escuadras es tal que cualquier cosa que al aficionado le pase por la cabeza lo conciben las casas de apuestas.

Tras el parón por la Copa del Rey y las ventanas FIBA (el Betis perdió a dos jugadores y la Penya a seis) será interesante ver cuál de los dos sale más enchufados. En un duelo que se espera igualado un despiste inicial se puede pagar caro. Los de Óscar Quintana son proclives a ello, si bien es cierto que ante rivales de similar potencial como Burgos, Gipuzkoa o Estudiantes fue capaz de reaccionar a un pobre arranque para llegar a la recta final dominando y ceder de nuevo el control y la victoria. Seguir haciendo bien hasta el último segundo las cosas que lo llevan a dominar es la idea del técnico. Esto no dejar de defender con intensidad en ningún momento, controlando el rebote (se miden los dos peores en rebotes defensivos de la liga), y mover la pelota en ataque para buscar la mejor opción. Sin Draper y McGrath, los focos se pondrán en un Booker que quiere ser el líder que le falta a la plantilla bética. El estadounidense es el quinto base que pasa por el vestuario esta campaña, si bien su polivalencia hará que comparta minutos con Franch o Úriz. Enfrente tendrán a Laprovittola y al joven Dimitrijevic, confirmada la baja de un mes de Wayns, aunque puede que cuenten con la ayuda de un Richard que desde el último partido de Andorra apenas se ha entrenado por unas molestias, según dicen.

Con o sin Richard, que levantó a los suyos en el enfrentamiento de la primera vuelta y puso en el disparadero de salida del banquillo verdiblanco a Alejandro Martínez en la jornada 6, la Penya es un rival peligroso para un Betis que no se está mostrando sólido en ninguna faceta. El día que defiende algo es incapaz de anotar y cuando tiene más o menos una jornada inspirada en ataque se olvida de apretar atrás y en el intercambio de golpes siempre va a la lona. Hasta que Quintana no logre grabarle a fuego la palabra defensa a sus jugadores (en el lugar que cada uno prefiera) no habrá nada que hacer. Cinco atacan y cinco defienden en un equipo normal. En este anárquico Betis atacan dos o tres y defienden uno o, con suerte, dos.

Enfrente estará un oponente que tampoco muerde demasiado en esa faceta. Si el de Quintana es el equipo que más puntos encaja de la ACB (87,6) los de Carles Durán, que dirigirá su segundo encuentro como técnico de la Penya no están mucho mejor: 86,2. Además, los verdinegros no saben lo que es ganar fuera de cada esta temporada, por lo que ya sería significativo que se estrenasen en la capital andaluza con todo lo que hay en juego.

El Joventut, con la novedad de Conger (alero proveniente de la liga australiana), que apenas ha podido entrenarse en un par de sesiones con sus compañeros, tratará de armar su juego en ataque sustentándose en los puntos de Jerome Jordan. Golubovic se asemeja mucho al jamaicano y Anosike, más rápido, podría sacar provecho de su velocidad sacando fuera a su par. Lo que sí habrá que tener cuidado es con la inspiración exterior de Gielo y Kulvietis, ya que a Kelly siempre le cuesta llegar a las posiciones exteriores de sus pares, y la siempre competitividad de un Sergi Vidal que está sosteniendo psicológicamente a un Joventut que llega de tapado y del que se ha hablado más de sus problemas económicos que de su peligrosidad deportiva para un Betis que tiene ante sí el último tren de la salvación en la estación de San Pablo. Aquí repetirá en una semana ante el Andorra, pero antes toca la batalla ante el Joventut.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios