Absueltos unos; en el foco, otros

  • La Audiencia de Madrid exonera a Fuentes y Labarta, condenados en la operación Puerto, pero obliga a entregar las 211 bolsas de sangre incautadas para identificar a los implicados

La Audiencia Provincial de Madrid absolvió al médico Eufemiano Fuentes y al preparador físico José Ignacio Labarta, que habían sido condenados por un delito contra la salud pública en el marco de la operación Puerto, el mayor caso de dopaje juzgado en España, pero resolvió que las 211 bolsas de sangre requisadas por la Guardia Civil puedan ser cotejadas por los organismo deportivos para identificar a los implicados.

Pese a ello, los deportistas salpicados no podrán ser sancionados puesto que las faltas han prescrito ya. Las bolsas de sangre congeladas en el laboratorio antidopaje de Barcelona serán entregadas a la Real Federación Española de Ciclismo, a la Asociación Mundial Antidopaje, a la Unión Ciclista Internacional y al comité olímpico italiano (CONI) para poder cotejar su ADN con el de los deportistas sospechosos.

Según la sentencia de la sección primera de la Audiencia, contra la que no cabe recurso, la sangre que utilizaron para las transfusiones no puede considerarse un medicamento y, por lo tanto, la conducta de Fuentes y Labarta "no tiene encaje en el delito contra la salud pública" por el que se les imputó y condenó.

Fuentes, que en su día apuntó en sus declaraciones a "tenistas, ciclistas, atletas y futbolistas", fue condenado a un año de prisión y Labarta a cuatro meses tras siete años de proceso y dos meses de juicio, si bien ahora la Audiencia de Madrid resolvió los recursos de sus defensas y absolvió a ambos.

La operación Puerto tuvo su origen en mayo de 2006, después de que la Guardia Civil descubriera un laboratorio con grandes cantidades de bolsas de sangre almacenada y aparatos de análisis. Fuentes, ex médico de varios equipos ciclistas, entre ellos Kelme y ONCE; Manolo Saiz, director entonces del Liberty Seguros; Ignacio Labarta, director adjunto del Comunitat Valenciana; Alberto León, ex profesional de bicicleta de montaña utilizado como "mensajero" y el hematólogo responsable de un laboratorio llamado José Luis Merino fueron detenidos. La Guardia Civil halló centenares de bolsas de sangre congeladas y plasma sanguíneo, todas con nombres claves, así como planes de entrenamiento y máquinas de congelación y centrifugado de la sangre. También se localizaron grandes cantidades de anabolizantes, esteroides, hormonas de crecimiento chinas y EPO.

La causa quedó archivada al considerar el juez que no existía delito contra la salud pública. En enero de 2009 la Audiencia ordenó otra vez reabrirlo y el juicio se celebró en 2013 contra seis acusados: Fuentes, su hermana Yolanda, Merino, Saiz, Labarta y Vicente Belda. El juez sobreseyó la causa contra Merino por padecer alzheimer y condenó a Fuentes a un año de prisión, cuatro de inhabilitación y multa de 4.500 euros; y a cuatro meses de cárcel a Labarta. Los otros acusados fueron absueltos y la magistrada rechazó entregar las bolsas de plasma y de sangre intervenidas a las autoridades deportivas y ordenó destruirlas cuando la sentencia fuese firme.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios