Agra, diminutivo de agradecido

  • El extremo portugués se sacudió ante su ex club, el Olhanense, la ansiedad que mostró en el primer amistoso · Mel ya destacó la ilusión de un futbolista deseoso de jugar en Heliópolis

A Salvador Agra se lo nota algo ansioso. No es que sufra ansiedad, pero sí arde en deseos de vestirse de verdiblanco en Heliópolis y de agradar a la parroquia bética. El propio Pepe Mel ha destacado de él la ilusión con la que ha llegado al Betis, las ganas de demostrar cuanto antes que el club no se ha equivocado con su fichaje.

Quizá por todo ello, en el primer amistoso frente a la Valverdeña se lo vio muy activo, participando en cada acción, lanzando las faltas en ausencia de Beñat... Las cosas no le salieron mal, pero quizá cuando atempere un poco y se adapte al Betis todo ese caudal de energía que atesora discurra en la misma dirección. Ése debe ser su reto, el de un joven humilde, que apenas ha despuntado en el Varzim y en el Olhanense y al que la selección sub 21 portuguesa ha catapultado. Empero, todo fue jugar el miércoles ante su anterior equipo en Cartaya y variar esas sensaciones. Se lo vio más acoplado y su fútbol, así subió enteros.

En sus primeros días de verdiblanco, todo le parece bien. "La verdad es que me he adaptado con prontitud, porque el ambiente con todos los compañeros es muy bueno. Me han acogido bien y con el tiempo me voy a sentir mejor. Apenas me ha costado trabajo integrarme", asegura este joven de 20 años por el que el Betis compitió con Osasuna y Colonia.

El club heliopolitano pagó por Agra 300.000 euros y se hizo con el 60 por ciento de su pase. Hoy su valor cotiza al alza y, de hecho, el club tuvo ofertas muy superiores incluso antes de ponerse la camiseta. Las rechazó y hoy está bajo el buen recaudo de 20 millones de euros, su cláusula de rescisión. Agra es ajeno a todo lo que no sea jugar al fútbol. "No me siento presionado por nada. Sólo quiero jugar al fútbol y demostrar lo que soy. Si el míster piensa que me han podido pesar algo las ganas de agradar en el primer amistoso, quizá lleve razón, porque él de estas cosas entiende más que yo. Sí es verdad que estoy un poquito ansioso por jugar delante de la afición de la afición del Betis, a la que se lo quiero dar todo, pero pienso que ante el Olhanense ya pudo verse otra cosa. Yo me vi mejor", admite con sinceridad Agra, quien no duda en destacar lo que más le ha sorprendido desde su llegada: "Las personas aquí son fantásticas".

Sin embargo, el buen nivel que muestra la plantilla verdiblanca esta temporada no le ha llamado especialmente la atención. "El Betis tiene jugadores muy buenos, lo sé. Estuve el año pasado viendo los partidos frente a Osasuna y Atlético de Madrid y vi lo bien que juega el Betis. Estoy contento de haber fichado por este equipo y debo darle las gracias, al igual que al Olhanense por permitirme mostrarme", declara agradecido.

Por eso quizá no quiere marcarle objetivos al equipo, aunque no por ello deje de ser ambicioso. "El Betis tiene que ir juego a juego, pero saliendo a ganar todos los partidos. Yo tengo una cosa muy clara y es que siempre hay que jugar para ganar. A mí no me vale eso de pensar en jugar los campeonatos europeos la próxima temporada, eso son sólo sueños que si se cumplen es por lo anterior, por pensar sólo en ganar", sentencia.

La manera de conseguirlo también parece tenerla clara este menudo extremo derecho de 1,66, rápido como él solo, con una arrancada descomunal y un tren inferior potente que le otorga un gran disparo a puerta. "El Betis tiene buenos jugadores y sólo se tiene que dedicar a hacer su juego para ganar. Ésa es la mejor receta", apostilla.

La juventud del equipo no es óbice para que el equipo sea capaz de plantar sus reales sobre el césped, como solicita el portugués. "No es tan importante ni trascedente, porque hablamos de jugadores jóvenes que tienen mucha calidad. Además, en el Betis también juegan futbolistas experimentados como Nelson, Paulao, Rubén Castro, Chechu (Dorado)... Esa mezcla siempre suele dar resultados", garantiza.

Agra es un futbolista veloz. Conduce bien el balón y, aunque traza interiores, su salida más directa es por la cal. "El campeonato español es el mejor del mundo y estoy orgulloso de poder jugar en él. Sí, es importante jugar muy rápido y el Betis tiene jugadores veloces para hacerlo", admite Agra, a quien no le asusta la competencia que va a tener en la banda derecha, máxime tras demostrar en su segundo partido que tiene llegada a gol fruto de los buenos interiores que sabe trazar: "Eso no me dice nada. Todos son compañeros y aquí se trata de buscar todos el bien del Betis. Da igual que juegue yo o que lo hagan Campbell o Vadillo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios