El Alcalá: objetivo cumplido

  • El equipo alcalareño rubrica la disputa de la liguilla de ascenso tras ganar al San Roque Los de Chiqui Torres cumplen con la meta marcada

Cuando al inicio del curso el Alcalá anunciaba que la de esta temporada sería la planificación definitiva, que esta campaña sería la del play off, muchos llegaron a creer que sí, que sí, que era la misma cantinela de todos los años. El descreimiento se agudizó según arrancaba la competición y el equipo, entonces dirigido por Fran Reina, no acababa de carburar como era lo esperado. El Alcalá ocupaba en la décima jornada la séptima posición, a tres puntos de los puestos de la liguilla de ascenso. Fue la vez que más lejos estuvo de la zona de privilegio. De la mano de Chiqui Torres, el Alcalá se disparó.

Hay quien en la localidad panadera achaca este irregular inicio de curso a la exótica pretemporada en Estados Unidos. Era la primera vez que un equipo de la categoría realizaba su concentración de preparación del ejercicio en un lugar tan recóndito. Maldito viaje. El desplazamiento trasatlántico le costó a los más veteranos poder afinar el estado de forma a tiempo, por no mencionar la retahíla de lesiones y convalecencias que, quién sabe, pudo estar vinculada a esa anómala pretemporada.

Fuera o no producto de la casualidad, desde la undécima jornada, a partir de la llegada de Chiqui Torres al banquillo, apenas hubo problemas físicos de relevancia en la plantilla, lo que favoreció que existiera una saludable competitividad entre toda la plantilla. El grupo, nadie lo dudaba, era ya extraordinario, pero fue el nuevo técnico quien supo guiarlos al objetivo marcado en las calorinas de agosto.

Los resultados están ahí. El Alcalá sólo ha salido derrotado en tres encuentros desde aquella décima jornada, que ya es en sí mismo un valor digno de aplauso. En este extraordinario itinerario tiene mucho que ver el orden defenviso reinante en el equipo alcalareño. En este capítulo se impone la solidaridad del once presente en el terreno de juego, cómo no, pero es menester mencionar a la línea de cuatro hombres de la retaguardia que tan óptimas prestaciones han ofrecido a lo largo de la 2015-16: Llano, Hornillo, Serrano y Fran Ávila han sido puntales, por no olvidar al Zamora de la campaña, Nico (decisivo en los partidos ante el Conil, el Sevilla C o el San Fernando). Juntos están logrando lucir el escudo del equipo menos goleado.

En ataque la responsabilidad ha estado más repartida. A Gonzalo, con 13 goles hasta la fecha, sigue sin acabársele la cuerda, asistido en la vanguardia por los tantos de Juan Gómez (7), Rubén Rodríguez (5) o Lúa (3). Todos forman parte de un Alcalá cumplidor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios