Alegría contenida en Barcelona y "respeto" en el Real Madrid

  • Mijatovic y Begiristain se muestran cautos después de conocer un sorteo favorable para ambos

El Barcelona y el Real Madrid se libraron de los grandes pesos pesados de Europa en el sorteo para los octavos de final de la Liga de Campeones. El conjunto blanco, que se enfrentará a la Roma, es el equipo español más perjudicado del sorteo, aunque evitó rivales en muy buena forma como el Manchester United, el Liverpool o el vigente campeón, el Milan.

Por ello, a la salida del sorteo, celebrado en la sede de la UEFA en Nyon, el secretario técnico del Real Madrid, Pedja Mijatovic, reconoció que los romanos pueden dar problemas. "Es un gran conjunto, con grandes jugadores, y que en cualquier momento puede sorprender. Les tenemos mucho respeto", aseguró. No obstante, se mostró satisfecho con el resultado, ya que, según dijo, se verá "un gran partido". Asimismo, Julio Baptista acogió con satisfacción el emparejamiento ya que cree que dentro de los hipotéticos rivales, el italiano era de los "accesibles". "Un equipo como el Real Madrid, que quiere ganar la Champions no tiene que elegir rival", expresó.

Alegría contenida mostraba, por su parte, el secretario técnico del Barcelona, Txiki Begiristain, que quiso alertar de los peligros del Celtic, el rival que deberá batir el equipo azulgrana para llegar a cuartos de final. "No tengo la sensación de que nos haya tocado el más fácil", agregó el ex futbolista, y en ese sentido recordó que el equipo escocés ya eliminó a los azulgrana en la Copa de la UEFA.

"Es un rival fuerte a domicilio y que aprovecha mucho el factor local, pero en este caso el Barcelona tiene en segundo partido en el Camp Nou. Es un detalle que nos permite ser optimistas de cara a la eliminatoria", agregó.

En cuanto a los rivales, el entrenador de la Roma, Luciano Spalletti, reconoció que su equipo no había tenido mucha suerte en el sorteo. "Estaba la posibilidad de que nos tocara el mejor, aunque hubiera preferido al Oporto o al Sevilla, pero a estas alturas la dificultad está siempre. Confiamos en nuestras posibilidades y jugaremos con la cabeza alta ante el Real Madrid", advirtió el preparador romano. Cuestionado por el hecho de jugar la ida en el Olímpico, aseguró que eso "no es muy importante, es sólo en el aspecto psicológico", subrayó el técnico.

Por su parte, el entrenador del Celtic, Gordon Strachan, tuvo una reacción optimista tras conocer que se enfrentará al Barça. "Sentimos que podemos batir a cualquier adversario. Aventuro un duelo apasionante", señaló.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios