El Barça de Guardiola agranda su leyenda

El Barcelona cerró a lo grande un año 2011 inolvidable, consiguiendo su segundo título mundial con una goleada al Santos. El cuadro azulgrana reconquista así un título que ya había ganado en 2009, en aquel caso superando al Estudiantes argentino (2-1) en Abu Dhabi, y terminará el año con un repóquer de títulos (Liga española, Liga de Campeones europea, Supercopas nacional y continental, Mundial), sólo dejando escapar la Copa del Rey.

Este partido tenía además un valor especial como pulso entre Europa y Sudamérica, que iban igualados a 25 títulos teniendo en cuenta los resultados de la Copa Intercontinental y del Mundial de Clubes, con lo que el Viejo Continente se pone ahora por delante (26-25). Los representantes europeos han ganado las cinco últimas ediciones del Mundial (Milan en 2007, Manchester United en 2008, Barcelona en 2009, Inter en 2010, Barcelona de nuevo en 2011) y Sudamérica y Brasil siguen anclados en tres títulos, los de Corinthians en 2000, Sao Paulo en 2005 e Inter en 2006.

"Ha sido un gran partido global de todo. Messi es un jugador distinto y especial, es importante que trabajemos para que se sienta cómodo y así pueda hacer partidos como el de hoy", destacó el entrenador azulgrana, Josep Guardiola.

El entrenador del Barcelona recalcó después que lograr 13 de los 16 títulos que el club ha disputado con él como entrenador se califica por sí mismo. "La continuidad, estar arriba. Eso es lo difícil", explicó Guardiola en la rueda de prensa posterior a la final del torneo respecto a los excelentes registros del club desde su llegada al banquillo. "Ganar 13 de 16 títulos habla por sí solo", dijo el de Santpedor, que atribuyó esta trayectoria al "gran espíritu competitivo" que han desarrollado los jugadores del club.

"Esto se recordará siempre, aunque no sé si ellos son conscientes ahora mismo", comentó un Guardiola que se mostró muy satisfecho con el partido de sus jugadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios