El Barcelona llega al clásico bajo presión

  • Guardiola ya vislumbra el choque y dejará a la mayoría de sus figuras fuera del duelo europeo · Mourinho piensa en el trivote

El Barcelona, con tres puntos menos que el Real Madrid en la Liga (aunque con un partido más jugado), llegará este año bajo presión al clásico del próximo sábado entre ambos equipos y Guardiola inicia la semana reservando a las mayoría de sus titulares de cara al duelo.

En caso de derrota en la decimosexta jornada, el Barça se quedaría a seis puntos de los blancos, que tienen además un partido menos, una distancia preocupante a poco de la pausa navideña del campeonato.

El sábado, los hombres que entrena José Mourinho demostraron de nuevo su gran forma con un 3-0 en el campo del Sporting de Gijón, a lo que el Barça respondió poco más tarde con otra manita ante el Levante en el Camp Nou.

El primero de los dos clásicos de esta temporada será la ocasión para el Real Madrid de tomarse la revancha de la temporada pasada, cuando los blancos sólo ganaron una vez a sus rivales en la final de la Copa del Rey (1-0, con gol de Cristiano Ronaldo en la prórroga) en las confrontaciones entre ambos. También la Supercopa de España terminó con victoria del Barça (2-2, 3-2) mientras que los demás encuentros se saldaron con tres empates y tres derrotas para el Real Madrid, la más humillante de ellas el 5-0 de hace un año en el estadio de la Ciudad Condal, que todos tendrán en el recuerdo en esta ansiada próxima jornada.

Pero desde entonces, la diferencia entre catalanes y madrileños es mucho menor (Mourinho no duda en hablar de un equipo que juega "más en colectivo") y se espera un choque muy igualado. "El equipo está jugando bien y ganando de diferentes maneras, unos partidos por su calidad, otros por la entrega de los jugadores y otros a base de contragolpes", dijo el luso tras el 3-0 del sábado contra los gijoneses.

Por el lado del Barcelona la calidad de juego no ha cambiado y el equipo tiene quizás este año un centro del campo mejor armado gracias a Thiago y Cesc Fábregas, que se asocian con facilidad con Messi, asentando un sistema que parece que no variará mucho.

Pero los de Guardiola tienen antes una cita en Champions contra el Bate Borisov, así que el técnico convocó para el entrenamiento de hoy, previo al intrascendente encuentro europeo, a sólo seis jugadores del primer equipo, Pinto, Piqué, Thiago, Maxwell, Fontás y Pedro, completándola con jugadores del filial.

Con respecto a la temporada pasada los blancos evolucionaron de un equipo muy físico a un grupo más cohesionado en el que el técnico tiene donde escoger para llevar a cabo ataques y contraataques.

El portugués también puede contar con el renacimiento de Benzema, en plena forma desde el arranque de temporada (7 goles) y la reconversión de Sergio Ramos en un defensa central de primera categoría junto a a la inestimable compañía de Pepe.

Aun así, la gran incógnita del sábado que viene será el sistema de juego adoptado por cada técnico. La preferencia de Mourinho podría ser un esquema con tres centrocampistas, que ya utilizó para ganar 3-2 al Valencia esta temporada.

"El trivote funciona bien a veces. Pero habría que inventar otra denominación porque tiene una connotación demasiado defensiva. Prefiero el triángulo de presión alta porque da una mejor idea de las ocasiones que podemos crear desde allí, como lo hicimos contra el Valencia", explicó Mourinho tras ese partido en el que asoció a Xabi Alonso, Khedira y Diarra.

Por ello, la verdadera pelea del encuentro se jugará probablemente en una auténtica choque de titanes en el centro del campo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios