El Bayern alivia su dolor

  • El cuadro de Guardiola gana la Copa ante el Dortmund tras una prórroga

El Bayern Múnich conquistó ayer la Copa Alemana con una victoria por 0-2 sobre el Borussia Dortmund en la prórroga que le permite cerrar la primera temporada del español Josep Guardiola con un doblete de títulos.

Un estadio Olímpico de Berlín repleto con casi 75.000 aficionados sirvió de marco para un choque intenso entre los equipos más potentes de Alemania, que se saldó merced a los goles de Arjen Robben y Thomas Müller en los minutos 106 y 123.

El conjunto de Guardiola cerró así la temporada con una sonrisa tras las críticas que generó la eliminación en las semifinales de la Liga de Campeones ante el Real Madrid. Tras ganar la Bundesliga, el conjunto alemán pudo defender con éxito dos de los tres trofeos que alzó la campaña pasada con Jupp Heynckes.

Criticado por las decisiones tácticas y su estrategia de posesión del balón, Guardiola sorprendió ayer al Dortmund con varios cambios en la alineación.

Ya en los primeros minutos del choque, el Bayern generó peligro ante la portería de Roman Weidenfeller. A los cuatro minutos llegó la primera oportunidad a través de un disparo corto de Müller que Weidenfeller atajó con la cara. Dos minutos más tarde tuvo que volver a intervenir para parar un balón con autoría de Robben. El Bayern mostró garra en los duelos individuales y tuvo más la pelota, pero sin hacer gala del dominio arrollador que lo caracterizó la mayor parte de la temporada.

Una sensible baja debió encajar el equipo de Guardiola a la media hora de juego, cuando el capitán Lahm tuvo que abandonar con un problema en el pie y fue reemplazado por Ribery.

La primera gran oportunidad del Dortmund llegó poco antes de la pausa a cargo del polaco Lewandowski, que se resbaló un poco sobre el césped mojado por la lluvia intermitente y disparó por encima de Neuer.

En el minuto 64, la suerte pudo estar echada a favor del Dortmund. Mats Hummels cabeceó a portería y Dante despejó el balón aparentemente detrás de la línea, pero el árbitro Florian Meyer ordenó seguir jugando.

El choque se equilibró y los dos equipos se pelearon la pelota en el mediocampo a la espera de que un error del rival llevase al ansiado gol. Llegó la prórroga y el primer signo de exclamación lo escribió el Dortmund con un disparo potente de Pierre-Emerick Aubameyang que pasó a centímetros del palo. Pero el desgaste físico de los primeros 90 minutos se hizo notar y el partido se desinfló, con muchas pérdidas del balón por parte de ambos bandos.

El gol liberador para el Bayern llegó finalmente en el minuto 106. Robben conectó un centro de Jerome Boateng al segundo palo y sentenció. Müller pondría la guinda en el último suspiro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios