Bélgica-Irlanda

A Bélgica sólo le vale ganar

  • Hazard y Carrasco lideran a su selección ante Irlanda con la necesidad de vencer y convencer De Bruyne jugará si está recuperado del todo.

Bélgica, su estrella Eden Hazard, listo para el partido, y Carrasco, que apunta al once titular, encaran su primera final en el grupo E de la Eurocopa 2016 sin margen de error, contra las cuerdas por su derrota ante Italia y obligada a ganar este sábado a Irlanda, con un punto.

No hay otro resultado válido para Bélgica que el triunfo. Ni siquiera el empate, a la espera de medirse en la última cita con Suecia, parece un marcador suficiente para el combinado que dirige Marc Wilmots, soportadas las críticas tras el 2-0 con Italia y consciente de que su equipo se lo juega todo en el duelo de mañana.

Pendiente de De Bruyne, que ya se entrena con el grupo, pero del que el propio técnico dijo que hay que tener cuidado con su recuperación de unas molestias en la corva, y con Hazard a su disposición, Bélgica sabe que el único camino hacia octavos es la victoria.

Hazard será titular en la media punta, mientras que De Bruyne es duda para la alineación inicial. Su presencia en el once dependerá de si está ya al cien por cien recuperado. La alternativa es Mertens, el veloz extremo del Nápoles y también una garantía de desborde y profundidad para la selección belga.

En la otra banda entrará Carrasco. El desequilibrante futbolista del Atlético, suplente en el primer duelo por su reciente recuperación de unas molestias en el tobillo sufridas en la final de la Liga de Campeones, jugó un cuarto de hora frente a Italia y ahora estará en el once de Wilmots.

Benteke, más probable, o Batshuayi, en la punta del ataque por Lukaku, y Meunier, por Ciman en el lateral derecho, son las otras dos novedades que se prevén en el conjunto titular de Bélgica para buscar una victoria indispensable frente a Irlanda. Una derrota los dejaría al borde del KO.

A su favor, sus individualidades, el talento de muchos de sus jugadores desde la portería, con Courtois, o la defensa, con Vermaelen y Alderweireld, hasta la zona ofensiva, con Carrasco, Hazard, De Bruyne o Mertens, su superioridad parece evidente en cuanto a calidad y también por sus precedentes contra Irlanda, con la que no pierde desde hace medio siglo.

Desde entonces, ha sumado dos triunfos, ambos por sólo un gol de diferencia, y cuatro empates ante ese rival, siempre en duelos muy equilibrados, aunque un punto ahora sería poco para Bélgica, ausente de las fases finales de la Eurocopa los últimos dieciséis años y necesitada de reafirmar sus individualidades con un éxito rápido.

En su contra, el déficit que aún tiene como bloque, la falta de gol que acusa en determinados momentos y su rival, una Irlanda que aspira a pasar por primera vez la fase de grupos de un torneo continental, después de sumar un punto ante Suecia. Aunque fue mejor que el equipo de Ibrahimovic, no le fue suficiente para ganar.

Ese empate la pone en una situación incierta, pero a la vez prometedora, dependiendo del resultado de este sábado. Si gana, dará un paso casi decisivo hacia los octavos de final, si empata seguirá por delante de Bélgica y si pierde se lo jugará todo ante Italia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios