El Betis B sigue vivo

  • Un penalti en la recta final del encuentro ante el Granada B le da un empate al filial bético, que se aferra a la pelea por mantener la categoría

El Betis B peleó hasta el final por mantener vivas sus opciones de permanencia y arañó un empate de su visita al Granada B, que vio cómo volaban dos puntos cuando el choque agonizaba.

Con la inyección de moral supuso el triunfo ante el Cádiz la pasada semana, el Betis B sabía que la cita en el Nuevo Los Cármenes era crucial para seguir aferrándose a una permanencia difícil pero no imposible.

El choque tuvo un poco de todo y al final los rojiblancos volvieron a las andadas dejando escapar dos puntos ante un rival que a pesar de no ser demasiado incisivo sí que demostró estar más necesitado. Los locales arrancaron el choque con un cierto dominio alterno. El Betis B controlaba con mayor precisión en los metros iniciales aunque no existía dominio claro ni ocasiones por parte de ningún conjunto. La primera ocasión del choque corrió a cargo de los rojiblancos, que por mediación de Brian en el bote de una falta se acercaron con peligro al arco verdiblanco, aunque el portero acabó desbaratando la ocasión. De nuevo el ex del filial del Valladolid sería protagonista con un chute al que tras repeler un zaguero no llegó Pawel en el poste opuesto.

Con el paso de los minutos fue el filial nazarí el que iba controlando con mayor soltura y generando las mejores jugadas. Esto permitió que los béticos se mostrarán más imprecisos, hasta el punto de que José Carlos estuvo cerca de hacer el gol en propia puerta mandando.

Pese a todo, los verdiblancos también empezaron a disponer de las suyas y con lanzamientos lejanos hizo trabajar al guardameta macedonio. Beka llevó la primera ocasión visitante con un disparo al que respondió bien el guardameta.

Las acciones de ataque generadas en ambas escuadras amedrentaron a los dos equipos, que se exigieron más en defensa para impedir goles antes del descanso.

Pese a los esfuerzos el marcador se movería a favor de los intereses locales. Clifford mandó la bola a la misma cruceta dentro del área para adelantar a un cuadro granadino que a pesar de no cuajar una gran primera mitad, sí que hizo más méritos que su rival.

Tras el paso por el vestuario los granadinos tuvieron un mayor domino frente a un rival al que el tanto encajado dejó tan helado que ni siquiera el descanso pudo despertarlo. La defensa rojiblanca se mostraba segura, lo que originó que los rojiblancos comenzaran a acechar de nuevo los dominios del arco defendido por Pedro.

En una llegada tendrían premio los sevillanos, ya que Boateng despejó mal el esférico dentro del área y dejó el cuero en bandeja para que Loren tan sólo empujara, igualando de nuevo el marcador.

José Miguel Campos introdujo a Cuero para tratar de solucionar los problemas en los metros finales, y el colombiano apenas tardó diez minutos en adelantar por segunda vez a los granadinistas.

Pero aún habría tiempo para que el partido dejara más sorpresas y, tras cometer penalti el filial rojiblanco en la recta final del encuentro, Juanma transformó el 2-2 desde los once metros. El gol ya sí que fue un mazazo del que no pudo recuperarse el filial granadino, y los béticos no arriesgaron para conservar un valioso punto, gran botín tras lo presenciado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios