real betis

El CEDD, a poner orden

  • Villar obliga ahora al Betis a jugar en el Vicente Calderón por deficiencias en la Cartuja · El comité del CSD, dispuesto en principio a evitar un alboroto y conceder la cautelar

Comentarios 57

La Federación Española de Fútbol (FEF) se muestra inflexible en su pulso contra el Betis; tanto, que ayer pudo cometer un error casi decisivo para que el club verdiblanco, a priori en inferioridad, salga vencedor del mismo, al menos en primera instancia, que es lo que se pretende en esta guerra de faxes emprendida.

Y es que si el jueves la FEF conminaba al Betis a jugar ante el Barcelona en el Estadio de la Cartuja, ayer, una vez que el Comité de Apelación -como era de esperar- rechazó su recurso, lo obligaba a hacerlo en el estadio que había propuesto como alternativo, el Vicente Calderón, tras esgrimir un informe de que el mal llamado recinto olímpico no cumplía con los requisitos exigidos.

Esta decisión, auspiciada por el Barcelona y que se conocía en el Betis pasada la una del mediodía, podría motivar aún más que el Comité Español de Disciplina Deportiva, ya favorable a conceder al Betis la suspensión cautelar de la sanción, se muestre hoy aún más partidario, toda vez que el sábado por la noche en Madrid podrían coincidir aficiones tan rivales como las de Betis y Barcelona frente a las de Sevilla y Real Madrid, ya que éstos se enfrentan el domingo en el Bernabéu. Incluso algún que otro hincha del Atlético de Madrid, por ser el partido en el Calderón o tras la paliza a un seguidor suyo en Nervión, podría merodear con ánimos de revancha. Al margen, el presumible desplazamiento masivo de béticos por carretera tampoco sería lo más aconsejable.

Fuentes del CEDD consultadas por este diario consideran que es una torpeza federativa obligar a que el partido se juegue en el Calderón y se mostraron ayer dispuestas a evitarlo, aunque los miembros del organismo presidido por Liborio Hierro son siete y podría haber opiniones divergentes en este sentido. Con ser importantes estos argumentos, que el Betis incluirá en el recurso de más de veinte folios que tenía anoche casi ultimado, la base principal de su defensa estriba en que el club no ha sido sancionado por la Comisión Nacional Contra la Violencia, y sí con 10.000 euros de multa el lanzador de la botella, en aplicación de la ley 19.07, ya que considera que no ha incumplido su obligación en lo que respecta al control de acceso ni a la vigilancia en el interior del estadio.

De hecho, en el fallo que Apelación envió ayer al club verdiblanco no se concreta qué punto del catálogo de actuaciones incumplió el Betis y, en consecuencia, por qué le mantiene el castigo que hace nueve días le impuso Competición. Este comité, reunido ayer, se limita a señalar que el "evento (botellazo a Armando) fue grave" y que el partido hubo de ser suspendido, cuando el Betis sostiene que ese argumento, amén de no ser cierto en su totalidad, no es concurrente en este caso.

Así, el club hará ver al CEDD, y en especial a uno de sus miembros, que es abogado del Estado, que, con la misma ley, Antioviolencia no ha sancionado al club y sí lo han hecho así los comités federativos, que no detallan las irregularidades cometidas por el Betis. "Sencillamente, porque no existen", sostiene Manuel Castaño, jefe de los servicios jurídicos verdiblancos.

El Betis enviará su recurso además con el ruego de urgencia para que el CEDD, que se reúne a partir de las 12.00, falle con prontitud y evite a los dos clubes implicados el desplazamiento a Madrid.

En resumen, que si el CEDD concede la cautelar se jugaría en Heliópolis y en caso contrario en el Calderón. Aunque aún existe la vía de que la resolución sea contraria al Betis, pero la FEF sea obligada por seguridad por el CSD a cambiar el recinto madrileño por la Cartuja, algo que solicitó el propio club verdiblanco a través de una carta en la tarde de ayer asegurando que este estadio estaría en condiciones.

Manuel Zafra, gerente de la Cartuja, envió un escrito a la FEF ayer en la misma línea que el trasladado al Betis el martes por la tarde. "Existen algunas dificultades, que son salvables, como los accesos y la instalación de los tornos y la coordinación de seguridad. Salvando eso, está claro que en el Estadio de la Cartuja se puede jugar, aunque no está en óptimas condiciones sí lo está mejor que algunos campos de Primera y la FEF lo sabe. No es de recibo que utilice lo del recinto para hacer daño al Betis, porque hemos sido meros espectadores", dejó claro, aunque no reveló si el propio club, en primera instancia le solicitó, como así fue, que el informe fuese menos positivo, en la creencia de que la FEF daría marcha atrás.

Quien sí lo tiene todo previsto es Paco Chaparro, que el miércoles visitó la Cartuja. "Quiero que se deje el césped alto y con calvas y que se pinte estrecho", ordenó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios