Monchi, subdirector deportivo

"Ceder a Luis Alberto es de los mayores aciertos que hemos tenido"

  • Monchi reconoce que ha vuelto a cometer errores en la confección de la plantilla y en la elección de perfiles de entrenadores y defiende a Víctor Orta. "No creo que el Barça pague una opción que sube, fijo, a 7 millones".

Comentarios 2

-Pero parece que con Víctor Orta los aciertos ya no son tantos...

-¿Decimos nombres? Poulsen, Keita, Kerzhakov, Rakitic, Medel, Kondogbia, Rabello... todos esos han llegado con él, ¿digo jugadores que anteriormente no han triunfado? Los sabemos, ¿no? Antonio, igual que Víctor, es una parte del engranaje. En el fichaje de Baptista Antonio no estaba, en el de Adriano, tampoco; en el de Kanoute no tiene nada que ver. En el de Luis Fabiano sí influyó mucho, en el de Daniel Alves, también. No queramos estigmatizar a nadie.

-¿Por qué cree que Víctor Orta centra tantas críticas?

-Porque hay que buscar siempre un culpable y a mí me gustaría que el culpable fuera el director deportivo. No sé por qué pasa eso con Víctor. En cuestiones de trabajo, de kilómetros, de organización, de conocimiento de mercado, viajes, relaciones... sobre 10, un 10.

-¿Cómo influye el grupo Doyen en sus decisiones?

-A ver si soy capaz de explicarlo. Si en lugar de Doyen fuera Telefónica o el Santander, nadie diría nada. Los bancos ahora no dan créditos y hemos ido a un fondo de inversión, que están permitidos en todo el mundo salvo Inglaterra, Francia y Polonia. Y ese fondo de inversión nos financia las operaciones. No son tontos, evidentemente, y financian a cambio de un interés y de unos derechos de venta del jugador, de los derechos económicos en un futuro. ¿Qué tiene Doyen de Stevanovic? Si lo vendemos y hay una plusvalía, ellos tendrán un porcentaje. Hemos pagado a día de hoy cero euros por Stevanovic. Doyen nos ha dado soluciones. Babá y Kondogbia son casos idénticos. Doyen no sabía quiénes eran Babá, Kondogbia ni Stevanovic. A Babá lo propusimos en nuestra sala de juntas, hablamos con Doyen, lo vieron interesante y lo financiaron por un 20% de sus derechos. Les propusimos a Kondogbia, ¿lo veis interesante? Sí. Y lo financiaron, con otro porcentaje de sus derechos económicos. Doyen no viene aquí con un catálogo de jugadores. También tienen representados a Negredo y a Manu, y no se cuestiona porque llegaron antes. Beto no es Doyen.

-¿Temen la guerra que la UEFA ha declarado a estos fondos?

-La UEFA va a regularlos, porque debe hacerlo, porque no se pueden dar situaciones extremas de que un grupo inversor imponga en qué equipo juega un futbolista. Pero no los va a prohibir, no puede prohibir algo que está acogido a derecho.

-¿Qué sentido tiene fichar a Stevanovic si está Jesús Navas?

-Nosotros también miramos el futuro. Es un jugador de 22 años, que nos cuesta 750.000 euros, es internacional absoluto por Bosnia y va a ir al Mundial. Pensamos después de verlo mucho que podía ser una opción interesante de futuro. Punto. Con Stevanovic no tenemos prisa ninguna. Ni con Rabello. Son jugadores jóvenes, apuestas de futuro y estamos en un proceso de regeneración, no lo olvidemos. Y junto a eso intentamos traer jugadores más consolidados. Mi trabajo no es solamente para salvar mi culo. Si fuera así, pensaría más en el presente. Mi trabajo es pensar en el futuro.

-Pero el primer objetivo es clasificar al equipo para Europa.

-Pero también hacer un proyecto. Tienen que ir las dos cosas. Y yo creo que con esta plantilla hay de sobra para clasificarse a Europa. Pero no puedo pensar sólo en el presente. De ser así, habría hecho un proyecto más parecido al del Levante, que es loable. Tenemos que construir, no una plantilla como la de la temporada 06-07 porque ésa es irrepetible, tenemos que ir a una similar a la última que se metió en Champions y que ganó la Copa.

-En todas esas plantillas anteriores había jugadores con veteranía y oficio, algo que ahora falta...

-Lo hemos intentado, lo hemos intentado. Si miras cada línea de la plantilla, hay uno de ésos. Lo que pasa es que siempre no se acierta. No es fácil encontrar la combinación. Nosotros tuvimos la fortuna en su momento con Javi Navarro y con Martí, pero el equipo de la 09-10 no tenía ese veterano, que es importante y que lo buscamos, igual que el delantero que meta goles.

-¿Cuáles son los defectos de la actual plantilla?

-Hay un defecto fundamental, que es la falta de regularidad. Es una plantilla que al primer contratiempo le cuesta trabajo rehacerse y hacerse fuerte. Es un equipo joven. Yo no veo tanta diferencia entre casa y fuera, veo que le cuesta levantar un resultado adverso. Para mí hubiese sido más fácil buscar una plantilla más hecha, pero tenemos que mirar a largo plazo, porque no quiero un Sevilla de un año, sino un Sevilla que se meta en Europa año tras año.

-¿Y cómo cede a Spahic justo antes de una cita clave por Europa?

-Llegó la oferta y vimos que teníamos opciones con Cala, Botía, Fazio y Fernando Navarro, que está dando un buen nivel ahí. Nos pareció un ejercicio de responsabilidad aceptar en la situación mundial actual una oferta por Spahic que llega a los 200.000 euros por partido.

-Hablando de Botía, ¿influyen las cláusulas firmadas con Doyen para que haya desaparecido?

-Otra leyenda urbana. Botía es jugador del Sevilla y firmó por cinco temporadas. La cláusula afecta a tener que comprar una parte de sus derechos económicos de futuro. Juegue un partido o 40, Botía es jugador nuestro el año que viene. De los derechos de una futura venta, a día de hoy el Sevilla no tiene nada. Si juega creo que 27 partidos y además nos metemos en Europa, hay que comprar obligatoriamente el 50% de esos derechos en una forma de pago muy cómoda. Pero sigue siendo jugador del Sevilla en cualquier caso. ¿De verdad creéis que me voy a sentar con Unai a explicarle esto y a decirle que no lo ponga? Creo que no sólo me he alejado del mundo sino que me he convertido en un tío con cuernos y rabo.

-Ha nombrado al Levante, ¿qué pensó cuando oyó que su posible sustituto era Manolo Salvador?

-No me entretengo en eso, conozco a mi presidente y cuando salió la noticia estaba pendiente del Mallorca. Ni me entretengo cuando dicen que yo voy a algún otro club.

-¿O cuando hablan de la vuelta de Caparrós... para su puesto?

-Joaquín es una persona cuyo futuro, en alguna posición, no sé si será en la mía, la de entrenador o la de responsable de cantera, está en el Sevilla porque es su hábitat natural y se merece que el club le abra la puerta en cualquier posición.

-Curioso: la improvisación supera a lo planificado. Emery y Beto.

-En ninguno de los casos hay improvisación. A los dos los conocemos desde hace muchos años. A Beto desde la época del Leixoes y el Sporting. En el Oporto hicimos una tentativa y no quiso. En el caso de Unai, la relación no es nueva. Hace cuatro o cinco años, cuando había posibilidad de que Jiménez no continuara era uno de los candidatos.

-"El Sevilla se autoimpone unas exigencias inalcanzables". ¿Qué le dice esta frase de Míchel?

-Yo me voy a quedar con lo que ha dicho aquí, con que estaba contento con la plantilla y con un verano entero codo con codo con él confeccionándola. Salirme de ahí no me parece oportuno, sé cómo piensa. Luego, lo que cada uno diga es responsabilidad suya. Yo aquí lo he escuchado decir varias veces que con esta plantilla se podían lograr los objetivos. Y este año ha sido el que más bajo hemos puesto esos objetivos. Rara vez bajamos el listón de un cuarto a un sexto puesto y este año lo hicimos.

-Pero esa presión pasa al campo.

-Ése ha sido nuestro motor. La autoexigencia siempre ha sido tremenda, sobre todo con Del Nido. Este club ha crecido desde la autoexigencia máxima. Yo el día que volvíamos de perder con el Levante era de las personas que pensaban que ojalá se cayera el avión. Hubiera sido feliz... El sentimiento de desilusión, de desengaño, de tristeza... es grande, pero es consecuencia de esa exigencia. Unai, que no me había visto así, me decía que llevaba 26 años en el fútbol. Sí, pero yo le decía que es que nosotros somos así. Perder un partido es una crisis.

-En la elección de los entrenadores también se pueden discutir cosas. Empezando por el perfil del elegido. De Bielsa a Marcelino, de Marcelino a Míchel...

-En estos dos años ha habido errores y también en eso. No en el trabajo de esas personas, en su dedicación, pero sí en que no hemos encontrado el que sea capaz de sacar el máximo a la plantilla. No lograr los objetivos es por un cúmulo de circunstancias y posiblemente ésta sea una de ellas.

-¿Por qué no se optó por Caparrós cuando en el consejo había varios partidarios? ¿Por la negativa de éste a aceptar ciertas directrices en la planificación?

-Me río porque es otra leyenda urbana. Mi relación con Joaquín es muy buena. ¿Iba a tener menos protagonismo que en las cinco temporadas en las que estuvo? Yo he hablado mucho con él en estos últimos años y él de lo que tenía ganas es de venir al Sevilla por dos cosas: una, por trabajar en el Sevilla y otra por trabajar conmigo. Y se lo podéis preguntar a él. Su anterior etapa fue un periodo difícil del que ambos salimos muy reforzados. A Joaquín lo valoramos, medimos la posibilidad de que viniera y decidimos que fuera otro.

-La respuesta sobre Luis Alberto la traerá aprendida...

-Para mí es de los mayores aciertos que hemos tenido. El año pasado se veía que quería otros horizontes que Segunda B, pero con Míchel, Marcelino o Manzano no tenía apariciones. Hemos sido capaces de recuperar de cara al futuro a un jugador que creo que estaba infrautilizado aquí.

-¿Lo ve este verano de vuelta?

-Sí, sí. No tengo ninguna duda. Por las sensaciones que percibo, por lo que hablo con su entorno y por cómo está el fútbol, la opción de compra parece difícil que el Barcelona la pague. No sólo son 4 millones porque tiene una serie de variables que se convierten en fijos en cualquier caso y es una cantidad bastante alta. La pelota está en el tejado del Barcelona, pero en mi mente está que va a volver y que este año va a servir para activarlo de cara al primer equipo.

-¿Se sigue alegrando cada vez que marca o teme los palos?

-Es verdad que me alegro. Por el chaval y su familia. En su momento dije que intentamos activarlo deportiva y económicamente. Cada vez que mete un gol se reactiva en los dos aspectos. Hay cesiones que se buscan porque el jugador no tiene sitio y otras por pura promoción del jugador. En su caso lo hemos clavado.

-Pero el sevillismo lo que teme es que el Barcelona impida que el Sevilla pueda recuperarlo.

-Si lo compran, la operación se va a ir a 7 millones en cualquier caso porque tanto si lo venden antes de que se cumpla su vinculación como si lo renuevan nos tienen que pagar. Eso pasó con Baptista, cuando el Madrid lo cedió al Arsenal nos tuvo que pagar los variables porque impedían que se cumplieran. Pues es igual. ¿Siete millones es poco para un futbolista que jugaba en Segunda B y que tiene 15 apariciones en Primera? Para mí es una operación buena.

-Quizá el problema es que Babá está en la plantilla y él no.

-Eso es compararlo con Palop. Pero bueno, pienso que Babá no ha respondido a las expectativas que todos teníamos. Está claro, no soy un idiota para pensar lo contrario. ¿Va a responder? No sé, hay jugadores que rompen aquí y otros que rompen después. Con Kone estamos hablando del mismo caso.

-¿Qué falla para que un club que trabaja bien la base no logre asentar a sus futbolistas en la élite? ¿Son decisiones de los entrenadores? Se podía pensar que son consejos del club...

-En 13 años no me he metido en ninguna alineación. Podéis preguntar a Caparrós, Juande, Jiménez, Álvarez... jamás. No soy entrenador, ni tengo título ni conocimientos. Jamás diré a un entrenador del primer equipo que juegue uno u otro. Pero es evidente que ahí tenemos que hacer un análisis. Nosotros lo que podemos hacer y hacemos es dejar las plantillas cortas de profesionales. Lo que no puedo es ponerle la pistola al entrenador. Yo estoy seguro de que si estuvieran convencidos de que Luis Alberto, José Carlos, Campaña... están mejor que los profesionales los pondrían. Llevamos cuatro años con un proyecto en el que hemos volcado muchas horas y recursos, buscando una solución.

-Otra leyenda urbana sobre eso, que hay canteranos marginados por ser anteriores a ese programa de tecnificación...

-El programa empieza en infantiles y termina en el Sevilla B. Y todos han pasado por ese programa. Salva, Jozabed, Luis Alberto, Alberto Moreno también... Quizá éstos no lo tuvieron desde infantiles.

-Acabe con su balance general.

-Tenemos que reflexionar y asumir que hemos vuelto a cometer errores, que he vuelto a cometer errores y que tenemos que intentar corregirlos. Analizar en qué nos equivocamos, volver a la senda de tener más aciertos y analizar la responsabilidades de cada uno. Y en esta parcela soy yo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios