Crespo se apunta a repetir con la máscara

  • El loreño se muestra orgulloso por jugar un partido histórico, pese a los problemas de visión

Crespo rozó la heroicidad con su partido ante el Arsenal. Tiene que ser incomodísimo defender ante un rival tan dinámico, tan veloz, y hacerlo además con una aparatosa prótesis en la cara. Ante el potente Eboue, el defensa loreño aguantó con casta hasta que dijo basta. Los problemas de visión acabaron produciéndole incluso un mareo y tuvo que abandonar el terreno de juego algo más allá de la hora de juego. Aun así, se apunta a jugar con la máscara en Almería o donde sea, pues tendrá que llevarla un par de semanas más.

A Ayza Gámez, árbitro del Sevilla-Mallorca, se le mostró la prótesis y dio su visto bueno, lo mismo que el holandés Eric Braamhaar poco antes del encuentro ante el Arsenal. Ayer, ya liberado de su opresiva compañera, explicaba sus sensaciones: "No había estado tanto tiempo con la máscara y en los entrenamientos no es lo mismo y se notó, porque se pierde visibilidad por los laterales y por abajo, y de tanto forzar la vista terminé mareado. Estaba un poco agobiado, me dolía la cabeza".

El jugador de Lora del Río, que esta semana tenía previsto empezar los entrenamientos tras su rotura de pómulo -el codazo de Diarra acaeció el sábado 3 de noviembre y se estimó la baja para un mes-, reconoce que era un poco arriesgado adelantar tanto los plazos, pero se ofrece de nuevo a jugar el sábado. "Voy a intentar jugar. Voy a ayudar al equipo en todo lo que pueda. Molesta un poco, pero ya me voy acostumbrando, y si tengo que volver a jugar, lo haré sin problemas".

Pese a jugar tan condicionado, a Crespo le encantó poder enfrentarse al Arsenal: "Tiene jugadores muy rápidos, sin balón buscan paredes, huecos, desmarques, y hacen un juego muy bonito. Me sorprendió la juventud del equipo, y su velocidad, tanto con balón como sin él. Se vio un gran partido entre dos grandes equipos. El Arsenal es de los más grandes de Europa y llena de orgullo haber jugado y haber logrado el triunfo". Y también centró los elogios en Eboue: "Es muy rápido y muy fuerte y Cesc es un magnífico jugador que juega a una gran velocidad, pero Keita y Poulsen le hicieron un buen marcaje y pasó más desapercibido".

Lo que sí tiene claro Crespo es que la línea que debe seguir el Sevilla es la de mantener esa tensión y esa motivación ante rivales de mucho menos glamour que el Arsenal: "Tenemos la sensación de que las cosas se hicieron bien y de que lo único que hay que hacer es jugar igual con los equipos pequeños que con los grandes".

Por último, Crespo adelantó que su renovación de contrato -cumple en 2009- está muy avanzada: "Ya está todo apalabrado y creo que las dos partes nos quedamos contentas. Mi sueño es quedarme aquí muchos años".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios