Día extra de descanso a causa del viento

La segunda jornada del Mundial de la clase RS:X tuvo que ser suspendida por las difíciles condiciones meteorológicas, que impidieron que el Comité de Regatas diese el bocinazo de salida para las dos pruebas previstas. "El día estaba muy complicado para navegar, con mucha lluvia y una tormenta bastante fuerte, así que el día de descanso vino bien para recuperar fuerzas", explicaba la sevillana Marina Alabáu, que en esta regata se juega la plaza olímpica española ante su paisana Blanca Manchón.

Las tormentas eléctricas, protagonistas en Perth desde primera hora de la mañana, y las fuertes lluvias amenazaban desde primera hora el comienzo de la jornada, y la organización anunciaba un primer aplazamiento a la espera de que las condiciones mejorasen con el paso de las horas. Finalmente, hubo de suspenderse la jornada porque el parte meteorológico anunciaba fuertes tormentas eléctricas y vientos por encima de los 100 kilómetros por hora de intensidad durante la tarde.

De esta forma, Manchón está obligada a forzar en las tres mangas previstas para hoy para recuperar posiciones desde el puesto 45 que ocupa en la clasificación general después de pinchar en el inicio de la cita mundialista.

La triple campeona de la Copa del Mundo tiene un objetivo claro, ya que debe escalar posiciones hasta la trigesimoquinta para poder disputar las series finales de un Mundial en el que la del Náutico aspira a su tercera corona absoluta. La empresa se antoja al alcance de la regatista hispalense, situada a sólo cinco puntos del primer corte del campeonato, aunque debe intentar dar un golpe de efecto mayor en busca del billete olímpico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios