Fatídicos despistes

Saltaban a los campos del Charco de la Pava dos de los equipos más en forma de la categoría. Tanto el Triana como el Loreto han acumulado un número de victorias con el que se han ganado el respeto de los adversarios. Y así salieron los dos conjuntos al campo, con un palpable temor por el contrario.

En el inicio, los futbolistas de ambos equipos se vigilaban de cerca y nadie arriesgaba un pase desiquilibrante o un desborde de su marcador. Así las cosas, desde muy temprano se adivinó que los tres puntos serían para el once que cometiera menos errores durante la hora y media.

Y fue precisamente un error el que propició el primer tanto. Tras el bote de un saque de esquina en el área del Triana, el cuero quedó vivo en los pies de un futbolista sin marca del Loreto. El disparo a portería le golpeó al local Rubén , para introducirse luego al fondo de su propia puerta.

El Loreto, con un jugador menos desde el minuto 25, debido a una expulsión, comenzó a jugar su partido. Se arropó atrás, puso el cerrojo en su mullida defensa y aguardó a algún oportuno contraataque.

Pero no hubo que esperar a una contra. La defensa trianera volvió a tropezar en la misma y fatídica piedra. Regalaron la pelota al atacante del Loreto Adri, que no se turbó de aprovecharse de la bisoñez local y remató a portería para colocar el 0-2 en el marcador.

La segunda mitad fue para el Triana de principio a fin. Los locales remontaban en el minuto 54, por mediación del Tani. Pero las dos expulsiones padecidas dificultaron una remontada que no se vio imposible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios