Ferrer brinda con Ferrero

  • El alicantino ganó la final a Dolgopolov (6-1, 3-6 y 6-4) y dedicó el triunfo a su amigo y socio, retirado tras este torneo

David Ferrer se coronó de nuevo campeón del Valencia Open 500 tras superar al ucraniano Alexandr Dolgopolov por 6-1, 3-6 y 6-4, en una gran final en la que el de Jávea consiguió levantar su sexto título de la temporada.

Ferrer está viviendo a sus 30 años la mejor temporada de su carrera. Nadie ha ganado más títulos que él y sólo le iguala el número 1 mundial, el suizo Roger Federer. El alicantino acusó en esta final su competición en el cuadro de dobles, cuando el sábado disputó las semifinales junto a Juan Carlos Ferrero, pero una vez más demostró en la pista su corazón guerrero.

En el primer set, el español plasmó a la perfección su estrategia sobre la pista, con grandes restos que desarmaron al ucraniano, que había encontrado en el saque su gran aliado en el torneo tras presentarse en la final cediendo un único servicio en toda el torneo. Ferrer estuvo muy certero al resto, con bolas muy profundas, y tuvo opciones de rotura en todos los servicios de su rival, que tras ceder su saque en el cuarto juego bajó sus prestaciones en la central del Ágora.

En apenas media hora el alicantino se hizo con el primer set, primero que cedía el tenista de Kiev en toda la semana. Sin embargo, Dolgopolov se rehizo. Recuperó las sensaciones de su saque y aprovechó la única bola de rotura que hubo en la segunda manga para igualar el partido.

El parcial definitivo arrancó a una velocidad de vértigo, con ambos tenistas ganando con mucha facilidad su servicio, hasta que en el sexto juego se abrieron las hostilidades. El choque subió en intensidad y Dolgopolov dispuso de un 15-40 que salvó Ferrer con la colaboración del Ojo de Halcón. En cambio, sí aprovechó su oportunidad el alicantino en la primera oportunidad de break que dispuso y se llevó el partido, la final y su tercer título en Valencia.

Ferrer se lanzaba al suelo, emocionado por la tensión vivida y, tras felicitar a su rival, se encaminó a buscar en la grada a su amigo y socio Juan Carlos Ferrero, quien se ha retirado profesionalmente en este torneo, para fundirse en un sentido abrazo.

Por otra parte, el argentino Juan Martín del Potro conquistó el Torneo de Basilea al superar en la final al ídolo local, el suizo Roger Federer (6-4, 6-7 y 7-6).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios